Amelia nos cuenta que Ámbar llegó hace dos años a la familia, su hermano se la regaló a ella y sus dos hijos. También forma parte de la familia un gato con el cual la perra se lleva muy bien. Ámbar es una Pug y su pelaje es marrón claro. 

La perra despareció el día viernes, cuando un grupo de técnicos fueron a su domicilio a instalar un servicio, dejando el portón de entrada mal cerrado al retirarse. Amelia explica que se percató de esto cinco minutos más tarde y Ámbar ya no estaba. 

Preguntó a un vecino, que le indicó que la perra se había ido “hacia abajo” y cuando fue a buscarla junto a sus hijos ya no se la veía por ningún lado. “Es imposible que se haya ido sola porque no camina rápido”, afirma Amelia.

La perra es buscada incansablemente por su familia que la extraña mucho
La perra es buscada incansablemente por su familia que la extraña mucho

Esto sucedió en barrio José Fuchs, Amelia caminó hacia un vivero cercano para preguntar si la habían visto pasar y quienes trabajan en el lugar le dijeron que, minutos antes, un hombre con campera negra, pasaba caminando muy rápido. En una mano llevaba una bolsa y en la otra una perra igual a “Ámbar”.

“Estoy segura que se la llevaron, es la adoración de mis hijos y la estamos buscando incansablemente” expresa Amelia. Si viste a Ámbar o sabés de ella, comunicate al 2974726909, Amelia.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!