TRELEW (ADNSUR) - Es el precio más bajo del país y puede disfrutarse cada medio día y cada noche en el Comedor Luis Yllana, pegado a la sede misma de la casa de estudios sobre la calle 9 de Julio. Se trata de un fenómeno singular que se sostiene por una combinación de factores: lucha universitaria, decisión política y un esquema único de subsidio hacia el comedor que parte desde el propio presupuesto de la universidad.

Según detalla un informe de Jornada, cada mediodía, desde las 12.15 y a la noche, a partir de las 20:30, los estudiantes acceden a un menú balanceado y nutritivo que incluye entrada, plato principal, postre, agua y pan. Lo hace con sólo presentar el bono de 1,50 pesos. Pero no está acotado sólo para ellos. También los docentes pueden concurrir, y de hecho lo hacen, abonando 5 pesos al igual que los terciarios, o los primarios y secundarios, que pagan 4 pesos. El resto de la comunidad no tiene vedado el acceso y está alcanzada también por un valor diferenciado, que es de 50 pesos.

“Manteer este precio es, realmente, una decisión política” explicó Jazmín Orosco, administradora auxiliar del Comedor Universitario Luis Yllana y remarcó que “todo esto se consiguió, tanto el comedor universitario como el precio del bono, y su mantención, a través de la lucha estudiantil”.

Jazmín reconoce que “la cuestión general y económica del país” es compleja, pero “esto lo sostenemos los estudiantes día a día”. Explicó, en ese marco, que “constantemente estamos en las reuniones del Consejo Superior o en la Secretaría de Bienestar Universitario, que es de donde sale el presupuesto de los comedores, para mantener el subsidio”.

“Antes, en los 90, el bono salía 2 pesos. Y era muchísimo. La idea siempre fue un comedor gratuito para los universitarios. 1,50 es un valor simbólico y la idea es mantenerlo así porque tiene que ver con el compromiso de tener una educación pública y gratuita realmente. Acá no se paga matrícula pero si apuntes, comida, y otras cosas”, agregó.

Jazmín relató que “somos una de las pocas universidades que tiene un subsidio del propio presupuesto. Solo se utiliza para la comida y el mantenimiento edilicio básico del comedor” porque “para cuestiones más generales tenemos que ir a hablar con la sede rectoral: por ejemplo cuando se inauguró esta sección, que fue en 2014, se venía tramitando desde 2005”. En promedio, sólo en el almuerzo, concurren al comedor universitario de Trelew unas 150 personas, con picos de 200 concurrentes.

“El menú se elabora una vez por semana, se trata de hacerlo variado, balanceado, que sea nutritivo. Hoy nos tenemos que acomodar a las circunstancias y en ese marco hay más legumbres y menos carne, por ejemplo, un poco más de verduras pero tratamos de brindar comidas que sean nutritivas” contó María Remeikes, que es la jefa de cocina y que lleva 32 años en la tarea, desde que comenzó el Comedor Luis Yllana.

En la cocina trabajan tres personas por turnos (cocinera, ayudanta e higiene), que van desde las 8 a las 15 y desde las 15:30 a las 22:30. María contó que “es llegar cada mañana y comenzar a trabajar porque es mucho lo que hay que hacer para tener listo el menú”.

“El menú es una bandeja con el pan, el vaso de agua, el plato de sopa de verdura (que tiene una variedad de unos 10 vegetales) más el plato principal. A veces incluye postres y a veces fruta. Las comidas que no llevan carne, generalmente las acompañamos con un postre”, explicó. Para María Remeikes es más que un trabajo. “El comedor es una gran familia” graficó, y recordó que “hace 32 años que estoy, desde que se inauguró”. “Acá vienen muchos chicos que son del interior, que a veces necesitan algo más, como una palabra de aliento, de contención. O a veces tienen alguna dolencia y tratamos de darle un menú acorde. Durante el día acá vienen los chicos a tomar mate, a veces a estudiar, no se trata solo de comer”, resumió.