CANADÁ - Los pasajeros del vuelo de Air Canada AC33 de Vancouver a Sydney vivieron momentos de pánico este jueves cuando el avión ingresó en una zona de turbulencias en su camino a Australia. El piloto se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia. Como resultado hubo al menos 37 heridos.

Los problemas comenzaron dos horas después haber sobrevolado Hawai. "El avión se desvió a la capital del archipiélago estadounidense Honolulu", informó la compañía en un comunicado.

El Boeing 777-200 aterrizó a las 6.45 am (1645 GMT). "Aproximadamente 35 personas parecen haber sufrido lesiones leves", sigue el comunicado. El avión llevaba 269 pasajeros y 15 tripulantes.

Un pasajero, Jess Smith, habló con la cadena de televisión local KHON. "Todos tocamos el techo, todo estaba cayendo... la gente volaba, literalmente", aseguró.

Un vocero de la Administración Federal de Aviación citado por la emisora ​​canadiense CBC dijo que el incidente ocurrió a 36,000 pies (el equivalente 10.973 metros), aproximadamente a 966 km al suroeste de Honolulu.

"La mayoría de los pasajeros atendidos tuvieron dolor en la espalda y el cuello. Otros sufrieron cortes en las manos. Un niño de unos 4 años estuvo entre los heridos", dijo en conferencia de prensa el jefe de los servicios médicos de emergencia de Honolulu, Dean Nakano.

Ante tal turbulencia, otro pasajero, Fais Asad, entrevistado por la misma cadena dijo que "quienes no se pusieron el cinturón de seguridad se quedaron suspendidos en el aire, con las cabezas golpeándose contra el techo. Era muy intenso". 

Según un portavoz de la Autoridad de Aviación Civil de EE.UU., el incidente ocurrió a 10.973 metros, 966 kilómetros al suroeste de Honolulu. En total, el avión transportaba 269 pasajeros y 15 miembros de la tripulación.

La aerolínea canadiense, la más importante de ese país, tomó las medidas pertinentes "para pasajeros, incluyendo alojamiento en hoteles y comidas en Honolulu", y reprogramó ese vuelo para este viernes.