Este hecho podría ser tranquilamente parte de la famosa serie "Black Mirror". Un grupo de científicos descubrieron cómo convertir a arañas muertas en pequeños robots capaces de agarrar objetos.

Se trata de los ingenieros de la Universidad de Rice, situada en Houston, Texas, Estados Unidos, quienes lograron convertir a los cuerpos de determinadas arañas muertas en robots que cumplen la función de pinzas mecánicas.

Esto se debe, fundamentalmente, a la presión hidráulica que poseen los cadáveres de los arácnidos, propios de su morfología.

Hay que mencionar, que la “necrorobótica” consiste en una nueva disciplina que busca revolucionar los campos de las tecnologías modernas, al combinar tanto la biología con la robótica.

Desde el punto de vista morfológico, las personas y otros tantos mamíferos mueven sus extremidades al combinar músculos opuestos, algo que no funciona de la misma manera en las arañas, que se hacen de la presión hidráulica.

El terrorífico invento en Estados Unidos
El terrorífico invento en Estados Unidos

En tanto a lo biológico, las arañas tienen lo que se conoce como cámara prosoma, o también, cefalotórax, desde donde se origina un líquido corporal que se dirige directamente a sus extremidades, para que estas sean extendidas.

Esto mismo es lo que genera que al morir, los arácnidos se hagan un “bollito”, contrayendo sus patas.

A partir de allí, los investigadores de Texas vieron la posibilidad de aprovechar esta particularidad e introdujeron una aguja en la cámara del prosoma, fijándola con pegamento. Así, lograron inyectar a los cadáveres, y los resultados fueron un rango de movimiento completo en menos de un segundo.

 “El cuerpo de una araña fallecida es la arquitectura perfecta para unas pinzas de pequeña escala y de origen natural”, explicaron los expertos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!