COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – La agrupación “Comisión de Género” de la Universidad San Juan Bosco difundió un comunicado a través del cual reivindican las pintadas con las que amaneció la Catedral de Comodoro el domingo pasado. En el texto, el grupo cita ejemplos de acciones por las que justifican su “ataque” a la iglesia.

Mirá el comunicado:

Civilización y barbarie ¿a qué Iglesia escrachamos?

Acá estamos las salvajes violentas que rayamos Catedrales, dando cuenta de nuestras acciones y convicciones. No nos escondemos, nos reivindicamos: nos manifestamos contra siglos de opresión, mandatos, torturas y muertes.

Contra la Iglesia de la Inquisición que torturó y prendió fuego CIEN MIL disidentes del sistema, principalmente mujeres ‘brujas’ que ponían en cuestión el orden social y económico con sus saberes y modos de vivir.

Contra la Iglesia que justificó, con el discurso de la civilización y evangelización, el genocidio europeo iniciado en 1492 que arrasó con pueblos, culturas, expresiones, lenguas, modos de producción y organización y dejó un saldo de CIEN MILLONES de originarixs muertxs.

Contra la Iglesia que ha sido cómplice de cada dictadura en América Latina y el mundo, adoctrinando desde la Misa y financiando desde el Vaticano. Porque la Iglesia es uno de los dispositivos más grandes destinados a sostener un sistema económico y social y por eso siempre la veremos asociada a los poderes hegemónicos combatiendo a todxs aquellxs que se atrevan a cuestionar al mismo: brujas, originarixs, comunistas, tortas, putos, trans, etc.

Contra la Iglesia bendecidora de armas y guerras, que llama a reconciliarnos con los monstruos que nos desaparecieron a TREINTA MIL y nos mantienen secuestradxs a CUATROCIENTOS nietxs. Iglesia apropiadora y entregadora de niñxs que no abre sus archivos de esos años nefastos.

Contra la Iglesia que predica la austeridad para lxs pobres con el Vaticano bañado en oro y se beneficia del Estado con exenciones de impuestos, pago de obispos, sacerdotes y seminaristas, entre otros grandes aportes destinados a programas y dependencias de esta institución.

Contra la Iglesia hipócrita que predica el celibato y la moral a costa de niñxs y adolescentes abusadxs por sus miembros y encubiertxs por ella.

Contra la Iglesia que se llama así misma PROVIDA cuando suya es la historia de la crueldad y la muerte.

Por todas estas razones les rayamos las paredes y lo seguiremos haciendo: porque tienen los recursos y poder para seguir interviniendo en las políticas públicas, impartiendo educación religiosa, obstaculizando la Educación Sexual Integral e impidiendo la Legalización del aborto.

Que quede bien claro: acá nadie cuestiona la Fe; hablamos de asuntos materiales y concretos. Fíjese señora y señor creyente, practicante, religiosx, espiritual, pacifista, ciudadanx bienpensante que en ningún momento mencionamos a Dios, Jesús o la Virgen Santísima. No nos burlamos de sus creencias; no las compartimos, NO NOS REPRESENTAN y NO QUEREMOS PAGARLAS.

Porque tienen el dinero y lxs voluntarixs caritativxs para arreglar esas paredes las veces que sea necesario (si han financiado golpes de Estado, unos tachos de pintura no significan nada).

Nosotras no tenemos posibilidad de regresar a nuestrxs muertxs, ni de recuperar las infancias robadas. Lo que hacemos es establecer prioridades: poco nos importan sus paredes.

No nos disculpamos, ni nos avergonzamos; el perdón y la culpa son monopolio suyos. Nosotras seguimos y seguiremos peleando por mantenernos vivas, libres y gozosas con las armas que tengamos a nuestro alcance.

Juntas, en lucha feminista potente

Comision de Generos de la UNP.