Los ácaros son arácnidos diminutos que pueden transmitir la sarna. En el mundo existen varios tipos de ácaros y sarna que pueden afectar a gatos y perros, transmitiendose algunos tipos de sarna a los humanos. La sarna es una enfermedad del tipo parasitaria.

Las dermatitis parasitarias más comunes en los animales son: la otoacariasis, o sarna del oído que afecta a gatos, perros y a veces a humanos y sólo se limita al conducto auditivo, la escabiosis o sarna sarcóptica que tiene origen infeccioso, se transmite entre animales y humanos y la demodicosis, o sarna demodécica, que no se transmite de un perro a otro ni a los humanos.

SARNA DEL OIDO

La provoca el Otodectes cynotis que es un parásito de gran tamaño que puede visualizarse con un otoscopio. Es contagiosa y generalmente se presenta en  cachorros. Les genera incomodidad, sacuden la cabeza constantemente rascándose las zonas cercanas a la oreja. El cerumen es oscuro y afecta generalmente a ambas orejas.

El tratamiento consiste en medicación tópica y un medicamento especial para remover el exceso de cera. 

Las enfermedades pueden o no transmitirse a los humanos.
Las enfermedades pueden o no transmitirse a los humanos.

SARNA DEMODÉCICA

Este tipo de sarna demodécica es hereditaria y genética. Está relacionada a deficiencias inmunitarias que llevan a que no se controle la población de ácaros Demodex en la piel. El ácaro se multiplica y genera enfermedades, siendo más frecuente en los perros de etapa cachorros. Las consecuencias son la caída del pelo sin picazón.

Cuando el paciente es joven, se realiza una prueba de parásitos para confirmar o descartar el diagnóstico en base a la presencia del ácaro, que en la mayoría de los casos es el Demodex canis. Si son perros adultos, en general existe una enfermedad asociada, por lo que los veterinarios suelen realizar exámenes físicos complementarios para descartar hemoparasitosis, neoplasias u otras disminuciones del sistema inmunitario. 

SARNA SARCÓPTICA

Es una enfermedad altamente contagiosa, con base infecciosa cuyo origen se relaciona al ácaro Sarcoptes scabiei en los perros y al ácaro Notoedres cati en los gatos. Los síntomas se ven en la piel ya que genera picazón, malestar y lesiones por excoriación. En el caso de los humanos se ven lesiones parecidas a las picaduras de insectos en la zona antebrazo y abdominal. Estas lesiones pican muchísimo.

En los perros las marcas son de color rojizo, pican continuamente y presentan un reflejo que se da cuando el veterinario le frota las orejas y el animal patalea con la pierna posterior de ese lado. Además, se hacen costras en los bordes de las orejas y codos.

En los gatos, las lesiones se basan en costras y se dan en la cabeza generando una picazón intensa. En ellos se realizan estudios de parasitosis.

Los espacios que concentran muchos animales son zonas rojas para la enfermedad. Si alguno de ellos es diagnosticado, las mantas, camas y ropa deben cambiarse a diario mientras dura el tratamiento.

Existen actualmente tres tipos de sarna comunes en nuestros animales.
Existen actualmente tres tipos de sarna comunes en nuestros animales.

Actualmente las enfermedades relacionadas a los ácaros se tratan con documentación enfocada a la prevención de ectoparásitos y esto trajo como consecuencia bajaron la cantidad de casos. Esta clase de medicamentos también se indica para tratar enfermedades parasitarias y de sarna en general, siendo hoy en día la opción más segura y conveniente.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!