Un hecho de maldad pura tuvo lugar cerca del mediodía del pasado viernes en Rosario, Santa Fe. Un hombre abandonó desalmadamente a su madre en un café ubicado en las calles San Lorenzo y Sarmiento.

La mujer de 68 años, utiliza silla de ruedas y estuvo desde las 11 de la mañana en el local gastronómico. Su hijo la dejó allí, le pagó el almuerzo y nunca más volvió. El hombre dijo que ya no quiere hacerse cargo de ella.

Como pasaban las horas y nadie volvió a buscarla, Enrique, dueño del bar, consiguió el teléfono del hijo y lo llamó para pedirle que retire a la mujer. Pero del otro lado, según dijo el mismo medio, el hombre le contestó: “Ya hice mucho por ella”. "Sacala a la vereda y dejala ahí", respondió enojado.

Ante la inesperada respuesta, Enrique se comunicó con la policía. Al lugar también se acercó personal del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (SIES), agentes del Municipio, de Desarrollo Social y del PAMI.

Finalmente las autoridades resolvieron que la mujer sea trasladada a un geriátrico.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!