CORDOBA (ADNSUR)- El homenaje en el Cementerio Parque Perpetual lo encabezó el brigadier general Enrique Víctor Amrein, jefe de la Fuerza Aérea Argentina, quien destacó los valores y la firme convicción de Castagnari. También participó el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, familiares y amigos del cordobés. La misa la dio el obispo Adolfo Uriona.

Cabe destacar que por primera vez, a 36 años de la Guerra de Malvinas, los restos de un combatiente argentino caído en las Islas llegó al continente. Se trata de los restos del capitán -post mortem- Luis Castagnari. Los mismos hicieron una escala en la ciudad de Comodoro Rivadavia.

"Si no vuelvo quiero que traigas mi cuerpo”

Cuando Castagnari se embarcó a Malvinas en abril de 1982 le pidió a su esposa: "Si no vuelvo quiero que traigas mi cuerpo y me entierres junto a Gustavito". El niño había fallecido en 1978, a los tres años, por un cáncer. Su viuda, María Cristina Scavarada, nunca olvidó aquel pedido y luchó 36 años para cumplir su voluntad. Acompañada de sus hijos Martín, Guillermo, Walter y Roxana y sus nietos, dijo que estaba "en paz" por haber traído los restos y que no lo interpretaba como un hecho histórico. "Es el hecho de cumplir con él, yo lo veo como la lucha mía por mi amado esposo y que descanse con su hijo Gustavito", señaló. Aruj reconoció la tarea de la familia.

La viuda y dos de sus hijos acompañaron el féretro desde Malvinas hasta Río Cuarto, donde fue recibido con honores en el Área de Material. Después el cortejo fúnebre fue al cementerio y los vecinos salieron a la calle para aplaudir el paso del héroe. Después de la cremación, la cenizas de Castagnari fueron depositadas en la parroquia Sagrados Corazones, donde se casó, junto a las de su hijo.

Fuente: La Nación