COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Con el esfuerzo puesto en los mercados de prevención para evitar las reuniones este domingo especial, el Día de la Madre transcurrirá entre saludos lejanos y encuentros furtivos de quienes quieran arriesgarse a una sanción, o a propagar un contagio, al menos en Comodoro y Rada Tilly, ya que en Trelew se habilitó para hoy la libre circulación. El antecedente, a nivel nacional y provincial, es el Día del Padre, cuando la curva de contagios se duplicó dos semanas después de la celebración.

El domingo 21 de junio, el día del agasajo a los padres de familia, la cantidad de casos confirmados en todo el país era de 42.785 personas contagiadas, con un total de 1.011 personas fallecidas. En el área Programática Comodoro Rivadavia imperaban números muy bajos: apenas 53 casos confirmados, más de la mitad de los 96 en toda la provincia. Eran tiempos en que la muerte por Covid resultaba todavía lejana en la ciudad.

¿Qué pasó dos semanas después de esa fecha, para considerar un ciclo de contagios de la enfermedad? En el país, la cantidad total de casos confirmados había ascendido, el lunes 6 de julio, a 80.447 personas infectadas, mientras que en el Area Programática Comodoro Rivadavia el total había ascendido a 111 casos, sobre un global de 165 casos en la provincia. Es decir, en el país la suba fue de casos confirmados fue del 88 por ciento, mientras en Comodoro creció en más del doble. No así en la provincia, aunque la suba también fue importante, alcanzando el 71 por ciento.

Una triste primavera

Dos semanas después se celebraba otra fecha importante en el país, disparando nuevas alarmas para las autoridades sanitarias: el Día del Amigo. Según el parte oficial del 20 de julio, en el país los casos totales ascendían a 130.774 personas infectadas (suba del 62 por ciento en relación a la quincena anterior). En Comodoro, los casos totales eran de 196 y en Chubut, 250.
¿Cómo fue el efecto posterior a esa fecha? Según el parte del lunes 3 de agosto, la progresión no tuvo un salto tan abrupto como en la oportunidad anterior: en el país había 206.743 casos, con una suba del 58 por ciento. En Comodoro, el total llegaba a 237 personas, con una suba de solamente un 21 por ciento en esas dos semanas.

Más allá de las fechas de celebración, en la ciudad la gran explosión de casos se dio durante el mes de septiembre, ya que hasta el 31 de agosto había 814 casos totales y 4 personas fallecidas, pero todo se disparó en el mes de la negra primavera 2020: los contagios se elevaron a 3.333 el último día del mes pasado, con 48 personas fallecidas, duplicando la tasa de letalidad. Un posible efecto en el relajamiento de algunas medidas, como la apertura de reuniones sociales y la suposición de que lo peor había pasado, vino a mostrar que en realidad la pandemia llegó de forma tardía a la región.

Las cosas no van mejor en la primera quincena de octubre, con 5.997 casos acumulados, de los cuales 3.474 permanecen activos, con 106 personas fallecidas: 58 muertes en 15 días. Myriam Monasterolo ensayó una explicación días atrás, desde la observación que permite el día a día de la enfermedad: “es posible que los mensajes no hayan llegado o en definitiva todos vamos normalizando las medidas de cuidado y las olvidamos –indicó-, o dejamos de lavarnos las manos y de usar el tapabocas. El día del Padre hubo un crecimiento contagios, también el día del amigo, después en septiembre vimos muchos chicos en las playas, tomando mates, o en caminatas y bicicletas en grupos, sin tapabocas… Evidentemente no hemos podido llegar con un mensaje eficiente. Y ahora nos preocupa mucho el Día de la Madre”.

El telón de fondo político

El período de mayor relajamiento en la región tuvo como telón de fondo el cansancio y enojo, a nivel país, con el gobierno nacional. Una encuesta realizada por la consultora Synopsis (*), a la que tuvo acceso esta columna, refleja que la primera quincena de septiembre (la medición se hizo entre el 10 y 14 de ese mes), la preocupación por el coronvarius había caído hasta el 36,6 por ciento, desde un 79,5 por ciento de preocupación registrado entre el 27 y 30 de marzo. En paralelo, la preocupación por la situación económica había ganado espacio: ocupó el 60,6 por ciento en la nueva medición, cuando en marzo era de un 16,2 por ciento.

 

De igual modo, el relevamiento refleja el cansancio con las medidas de aislamiento: sólo un 35,5 por ciento se mostró de acuerdo, evaluándolas en términos positivos, mientras que el 47,3 por ciento las consideró negativas. El cruce de opiniones se dio entre el 20 y 23 de agosto, cuando las opiniones estaban aun repartidas en torno al 40 por ciento, pero venían revirtiendo la tendencia inicial de marzo, cuando casi el 79 por ciento estaba de acuerdo con las medidas de Alberto Fernández y sólo 4,3 por ciento se expresaba en contra.

Del mismo modo, la imagen presidencial caía conforme subió la disconformidad con el aislamiento: desde un 59 ciento positivo en marzo, se reducía hasta el 37,8 por ciento en septiembre. Al mismo tiempo, subió su imagen negativa: desde el 35,7 por ciento en marzo, hasta el 48,7 por ciento en septiembre, un empeoramiento de 11 puntos.

Los riesgos del relajamiento

La situación de este domingo presentará un fuerte contraste en la provincia. Mientras Comodoro Rivadavia mantiene las restricciones que ya se vienen aplicando para evitar la circulación durante los domingos, la ciudad de Trelew resolvió abrir la circulación entre las 7 de la mañana y las 21 horas, algo que se aleja de las disposiciones del decreto provincial y de las recomendaciones de Nación. También el municipio de Puerto Madryn buscaba abrir los cementerios.

De igual modo, las estadísticas de la provincia muestran un crecimiento en el ritmo de contagios en otras ciudades, incluso de modo más acelerado que en Comodoro Rivadavia. En el parte semanal del sábado 10 de octubre, la duplicación de casos en Trelew y Puerto Madryn era más rápida que en la urbe petrolera, ya que en esas ciudades se daba un ritmo de 11,2 y 11,7 días, respectivamente, mientras Comodoro-Rada Tilly mantenían una duplicación cada 16,4 días. Sarmiento, por su parte, duplicaba cada 17,8 días.

La diferencia de esos guarismos se daba incluso aun cuando Comodoro había iniciado con antelación el plan ‘Detectar’, con un lógico incremento en la cantidad de casos positivos, algo que comenzó en la última semana también en las otras ciudades chubutenses. Incluso Rawson, con 11,5 días de distancia de duplicación, resolvió retrotraer actividades que tenía ya liberadas.

Por lo demás, las conductas de la jornada quedarán en la órbita de la responsabilidad de cada familia, independientemente de los controles que puedan realizar las autoridades policiales. En las próximas dos semanas se sabrá si los números de hoy vuelven a dispararse, partiendo desde una base de por sí elevada: en el país ya superan los 25.000 fallecimientos y en la provincia se evalúa si las edades de las muertes, particularmente en Comodoro, están afectando a un menor promedio de edad que en el resto del territorio.

Decir feliz día a la distancia hoy quizás sea la mejor forma de apostar al reencuentro personal en algún tiempo más, en lugar de arriesgarse a consecuencias que luego será tarde para lamentar.

 (*) Sobre 1.674 casos, realizado entre el 10 y 14 de septiembre de 2020. Realizada en Ciudad de Buenos Aires y principales ciudades del país, con relevamiento on line.