BAHÍA BLANCA (ADNSUR) - Christian Amarilla se recibió de Lincenciado en Química, el 20 de mayo escribió una carta porque quería contar quién era y para agradecer el esfuerzo de sus padres.

Christian tiene 26 años, hijo de Cecilio y Marta, y ahora licenciado en química. Su escrito es una recopilación de recuerdos emotivos: rememora sus meriendas regaladas, sus botines de fútbol para jugar al básquet, su ropa prestada, su viaje de egresados, su piel oscura, la bicicleta, la hernia y los calambres de su viejo, el manjar de arroz blanco, la beca, las uñas, el daño. "Para hoy ser 'licenciado', primero tuve que ser todas las otras cosas", advirtió.

Vive en Ingeniero White, una localidad al sur de Bahía Blanca, en un humilde hogar con dos de sus cinco hermanos. En 2010 terminó la secundaria en la Escuela de Educación Técnica N°1 Ara General Belgrano. Al año siguiente, se inscribió en la Universidad Nacional del Sur para seguir la licenciatura en química.

Se postuló para recibir una beca que otorga la Fundación Cecilia Grierson y que financia la Compañía Mega. Se presentaron treinta jóvenes y él resultó ser uno de los cinco ganadores.

La carta que publicó en sus redes sociales se viralizó rápidamente. Allí reconoció el gran esfuerzo que realizaron sus padres todo estos años.

Marta era desempleada. Cecilio, su padre, trabajaba de sereno: cuidaba un galpón y le pagaban en efectivo. Recorría más de 35 kilómetros en bicicleta. Por la tarde, se iba a un cementerio a limpiar y a hacer seguridad. Dormía cinco horas por día. "Esos primeros años fueron difíciles. Vivíamos el día a día, costaba mucho. Comíamos una sola vez al día y después era alimentarnos con té. Eso duró varios años hasta que mi viejo consiguió trabajo en una cooperativa. Si bien no era mucha plata, pudo descansar un poco", relató el joven a Infobae.

Mi satisfacción de que ellos se pueden sentir orgullosos por tener un hijo recibido. Yo lagrimeaba todo el tiempo: quería convertirme en algo para mi familia. Por eso digo que mi título es más de ellos que mío", aseguró.

Soy la bolsa de pan con mermelada que me daban las porteras al terminar la escuela para que me lleve a mi casa. Soy el...

Publicado por Christian Amarilla en Lunes, 20 de mayo de 2019