COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - De 52.000 pesos calculados en base a una metodología similar a la que aplica el INDEC, el valor se eleva hasta 69.000 pesos al aplicar el sistema creado por el ámbito de investigación local, en el que la diferencia está en la mayor diversidad de productos incluidos en la canasta.

“La mayor parte de los ingresos salariales de la provincia, tomados del Ministerio de Trabajo de la Nación, no alcanzan ese monto de 69.000 pesos, que nosotros definimos como línea de vulnerabilidad, tomando un término que crearon colegas de Trelew”, explica el contador César Herrera, integrante del Observatorio.

Tal como informó ADNSUR, en el trabajo realizado se divulgan dos mediciones, realizadas con metodologías diferentes. Una se fundamenta en una técnica de medición muy similar a la aplicada por el INDEC, a partir de un trabajo de integración que realizaron los docentes de Económicas con sus partes de Electrónica, a través del ingeniero Daniel Berns.

Con ese sistema, la canasta básica total (alimentos y servicios, lo que puede incluir desde un alquiler hasta la factura de internet) fue determinada en el mes de agosto en un valor de 52.232 pesos. Con el mismo sistema, se calculó la canasta alimentaria (ingreso mínimo para no ser indigente), para una familia de 4 integrantes y dos hijos menores de 12 años, para la que se necesita un ingreso no inferior a los 21.673 pesos.

“Para el INDEC, el promedio de la canasta básica total en la Patagonia es de unos 45.000 pesos, así que estamos cerca de lo que ellos miden y es algo muy bueno para nosotros, como divulgadores”, valoró Herrera. De todos modos, reconoció: “Un compañero de trabajo nos decía que en la ciudad no se puede vivir con un solo ingreso de 52.000 pesos para una familia”.

Casi 70.000 pesos mensuales para vivir “un poquito” mejor

Por otra parte, el Observatorio sigue realizando una medición basada en un sistema propio, desarrollado durante los últimos 10 años, por el que los valores se elevan sustantivamente. Con esa metodología, los montos suben hasta 27.243 pesos, para superar la línea de indigencia. Y hasta 69.000 pesos, para la canasta básica total.

Esa canasta, que va a superar los 70.000 pesos muy pronto, es una línea que marca vivir bien pero no demasiado holgado, sino con algunos productos alimentarios que nosotros incluimos y que no están en la medición del INDEC”, explicó el investigador. Cuando se midió en mayo, esos mismos productos totalizaban 65.000 pesos, lo que significa un 8 por ciento de incremento en 3 meses.

“Muchas personas del campo privado y del campo público también, aun trabajando un solo integrante de la familia, queda por debajo de la canasta básica total –indicó Herrera-, lo que plantea otro problema adicional al desempleo”. Es decir, no sólo hay problemas para quienes no tienen trabajo, sino para quienes lo tienen pero no ganan lo suficiente para superar esa meta de ingresos.

Al referirse al mercado laboral, evaluó las cifras no sólo desde los desocupados netos, sino también desde la retracción del mercado laboral. “Ha habido una caída de la PEA (Población Económicamente Activa) en la que desaparecieron 16.000 personas del mercado laboral, más los 5.000 desocupados que estaban buscando trabajo. Ahí tenemos una serie de números que empiezan a concordar, por ejemplo las 21000 personas que tenemos con problema de empleo y el dato de las 82.000 personas que hoy están por debajo de la línea de pobreza en Comodoro Rivadavia”.