RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - La madre de un nene de 9 años denunció a través de su cuenta de Facebook los maltratos de los que es víctima su hijo desde que cursa el primer grado en una escuela de Río Gallegos.

La mamá del pequeño que sufre bullying desde hace tres años en un colegio de esa ciudad santacruceña, sostuvo que primero "empezaron las típicas molestias", donde sus compañeros de curso le sacaban las cosas de la mochila o le rompían los lápices, pero "a medida que fueron pasando de curso, el nivel de violencia fue creciendo", relató en contacto con el programa En el Tintero que se emite por Radio LU12.

"El año pasado venía con golpes, pero no de golpes de un nene que se cayó, sino moretones en la boca del estómago, una vez vino con el guardapolvo cortado", contó y agregó que además lo insultaban, y que "el hostigamiento diario era espantoso, todos los días venía llorando, hasta que ahora último todo esto se despertó por la publicación que hice en la red social", indicó la mamá con suma preocupación.

Desde 1° grado hasta ahora en el establecimiento se redactaron actas y enviaban notas a los padres en el cuaderno de comunicaciones. También, la mamá ya ha tenido reuniones con la directora para que "por favor esto parara", precisó La Opinión Austral.

"Hoy me encuentro con una criatura de 9 años que me dijo que él se quería ir con Dios para no sufrir más en la escuela", manifestó.

Contó que hace poco tiempo atrás, en el colegio "le pegaron entre tres" compañeros, y le dijeron, textualmente: "si tu mamá viene a hablar por lo que pasó el otro día, te re cago a trompadas".

Después de realizarse actas y llamados de atención a los padres, la violencia siguió, por lo que quisieron "sacar a mi nene del curso". La madre se negó a cambiarlo porque "él no es el problema".

En tanto, detalló que el establecimiento educativo en cuestión no tiene gabinete psicopedagógico: "fui y pedí y me dijeron que no tienen y que iban a hacer todo lo posible, pero en ningún momento tomaron cartas en el asunto", reclamó.

Sin embargo, ante la repercusión que tuvo la denuncia en las redes sociales, desde el Consejo Provincial de Educación se comunicaron con la mujer y le aseguraron que le van "a buscar una vacante en otro colegio para el año que viene, porque ya estamos a noviembre", pero que decidieron además "hacer una intervención urgente porque ellos tampoco sabían, evidentemente quedó en el ámbito escolar", explicó.

Por otra parte, remarcó que tomará otras medidas para reforzar la situación: "tengo que hacer una denuncia policial porque si algo le pasa a mi nene en las cinco horas que está en la escuela, yo voy a hacer cargo totalmente y en el 100% a los directivos y docentes que están ahí".

Ante esta delicada situación, el niño deberá resignar su educación y por el momento no va a asistir más a su escuela, porque ya hay "amenazas de que le pueden pegar feo, o puede pasar algo mayor. Tenemos que prestar atención y no tenemos que hacer la vista a un costado ante los reclamos", cerró.