CAPITAL FEDERAL - El ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, confirmó un caso de sarampión sin antecedentes de viaje. Se trata de una beba de 8 meses, que se encuentra hospitalizada y evoluciona favorablemente.

La Ciudad realiza una investigación epidemiológica para detectar la fuente de la infección, según detallaron voceros del Gobierno. La beba y la familia de la beba no viajaron al exterior. De ser un caso de sarampión autóctono, sería el primero desde el año 2000 en la ciudad de Buenos Aires.

La beba está internada en la Trinidad de Palermo. Comenzó con un cuadro de fiebre y erupción hace 4 días. Como indica el protocolo, se le realizaron estudios para descartar rubeola y sarampión. El estudio se realizó en el Hospital de Niños y hoy a la madrugada se confirmó el diagnóstico de sarmapión.

Ahora, la beba está en buen estado y activa, y se sigue con los pasos para su recuperación. "No hay antecedentes de viaje de la beba, lo hace fuertemente sospechoso que sea autóctono", indicó a La Nación Ángeles Gentile, jefa del departamento de Epidemiología del Hospital de Niños R. Gutiérrez, y presidenta de la Comisión de certificación para la eliminación del Sarampión y la Rubeola de la Argentina.

"Pero no esta hecha la investigación epidemiológica para verificarlo. El estudio se realiza muy rápidamente y en el trascurso del fin de semana se habrá confirmado si es un caso autóctono o no", agregó.

SOBRE EL SARAMPIÓN

- Es una enfermedad viral aguda, transmisible y muy contagiosa.

- Los principales síntomas son fiebre, conjuntivitis, tos y erupción generalizada. Se transmite de persona a persona.

- Es prevenible por vacunación.

- Ante la presencia de fiebre mayor a 38ºC y erupción de la piel, consulte al médico.

Es necesario corroborar los carnets de vacunación de los niños y niñas y confirmar, de acuerdo a cada edad, lo siguiente: De 12 meses a 4 años: deben acreditar UNA DOSIS de vacuna triple viral (sarampión-rubéola-paperas).Mayores de 5-6 años: deben acreditar DOS DOSIS de vacuna con doble o triple viral después del primer año de vida. Las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque son considerados inmunes.

Fuente: La Nación