Con una cotización en torno a los $227 en la plaza comodorense, el dólar ‘blue’ reflejó en los últimos días el “temblor financiero” que comenzó en el país la semana pasada, por razones que se vinculan al complejo mundo de las finanzas y la macro economía, pero que terminan impactando en el bolsillo de la mayoría de la gente. La secuencia empezó a mitad de la semana pasada, con la caída en la cotización de bonos emitidos por el gobierno, ajustados por inflación, como reflejo de una alta desconfianza del mercado causada por varios factores puntuales.

Según un informe de la consultora ‘Equilibra’, al que tuvo acceso ADNSUR, hay varias explicaciones posibles detrás de lo que se calificó como “miércoles negro” de la semana pasada, que comenzó con una fuerte caída del 13% en la cotización de bonos emitidos por el gobierno, además de una pérdida de $13.000 millones en los Fondos Comunes de Inversión:

☑ Toma de ganancias de los tenedores de bonos CER, que son emitidos por el gobierno y se ajustan por inflación, a partir del denominado Coeficiente Estabilizador de Referencia.

☑ Necesidad de liquidez para afrontar pagos impositivos y aguinaldos por parte de las empresas.

☑ Riesgo de reperfilamiento que se percibe de esos mismos instrumentos, ante la dificultad del gobierno para hacer frente a sus obligaciones.

☑ Impulso al proyecto de la ‘renta inesperada,’ que el gobierno envió la semana pasada para su tratamiento en el Congreso.

Una de las consecuencias de esa caída de los bonos y otros instrumentos en pesos fue el inicio de una tendencia de suba de los llamados dólares ‘financieros’, como el MEP, que es el que se utiliza para la compra de acciones o instrumentos similares, como los bonos CEDEARS, con operaciones en el Mercado de Capitales. Y el Dólar Contado con Liquidación, que es el que permite la compra de divisas directamente en el exterior, para quienes poseen una cuenta en el extranjero.

Rápidamente, el incremento de esas cotizaciones de dólares financieros se trasladó al ‘blue’, que es el paralelo al que se accede por fuera del mercado oficial, por lo que entre lunes y martes alcanzó cotizaciones que no registraba de año. Este martes, la cotización en la city porteña cerró en $224, quebrando el récord del 26 de enero, de $223,50, según informó Ambito, acumulando una suba de $16 en tres días.

En Comodoro Rivadavia cerró en  $226 para la venta, según registros de Infodólar, aunque operadores locales aclaran que en la plaza siempre se negocia alrededor de 1 peso por encima de esa referencia, por lo que la cotización final puede estimarse en torno a los $227.

Qué pasará con los bonos CER

De acuerdo con el informe de ‘Equilibra’, la caída de la semana pasada también afectó a los bonos con vencimiento en 2022 y 2023. “Es decir que si la hipótesis de riesgo de reperfilamiento fuese cierta, el mercado estaría esperando un evento disruptivo en el (muy) corto plazo”.

¿Por qué sube el dólar? El ‘blue’ se acercó a los 230 pesos en Comodoro

Según el trabajo que tiene entre sus fundadores a Diego Bossio, “el mercado tiene dudas acerca de la posibilidad de Finanzas -(en referencia al área económica del gobierno)- de renovar sus vencimientos de deuda en Pesos. Entre junio y septiembre, los vencimientos ascienden a AR$ 2,7 billones, de los cuales más del 70% corresponde a deuda CER y cuyos tenedores exigirán emisiones de deuda similares para renovarlos”.  

¿Un error de cálculo o descoordinación en el gobierno?

El economista comodorense Marco Simoes también analizó el fenómeno de la suba del dólar y aportó una hipótesis que circula en el mercado, en torno al posible origen de la caída abrupta en la cotización de bonos del gobierno en pesos y su presión sobre el dólar:

“Hay una sospecha de que hubo una descoordinación del gobierno, porque IEASA (Integración Energética Argentina) salió a vender bonos para hacerse de dólares, que necesitaba para pagar las importaciones de gas y eso provocó la desconfianza en otros tenedores de los títulos, que empezaron a venderlos y eso hizo caer abruptamente la cotización”.

De ser correcta esa hipótesis, la falta de coordinación entre la empresa estatal y el área económica del gobierno reflejaría un capítulo más de las desconfianzas mutuas en los pliegues internos del gobierno, ya que lo que surgiría evidentemente es una incomunicación entre ambos sectores, uno de los cuales responde al ala dura del kirchnerismo.

Simoes recordó además que los bonos son emitidos por el gobierno para financiar parte de su gasto público, al tiempo que representan hoy un 20% del total de la deuda del Estado argentino, en la que se incluye también el préstamo del FMI, que fue objeto de una reciente refinanciación.

Consultado hasta dónde podría llegar la escalada, el analista respondió: “depende de qué acciones tome el gobierno y cómo respondan los inversores, si mantienen sus bonos en pesos. Desde ANSES y el Banco Central se tomó la decisión de salir a comprar parte de esos bonos para frenar la caída, pero a fin de junio hay vencimientos por 500.000 millones de pesos que de no encontrar refinanciación, van a recalentar todavía más la cotización del dólar”.

Para Simoes, “el gobierno debe controlar la forma de reducir diferencia entre el dólar oficial (que el martes cayó un 0,02%, mientras que el ‘blue’ subió un 3,67% en una sola jornada) porque donde se genere una brecha demasiado alta, se producen distorsiones, como está pasando ahora, con empresas que tienden a sobre facturar importaciones para acceder a un dólar barato, o a sub declarar exportaciones, para recibir un valor diferente al oficial y eso luego termina impactando sobre la economía real y la disponibilidad de divisas, tanto para el gobierno como para las personas”.

Finalmente, ante la consulta de si la suba de estas cotizaciones se trasladará a los precios de productos en el mercado interno, el economista respondió que en principio es algo que no debería ocurrir, “porque los productos importados son comprados a la cotización oficial, que se movió por debajo de ese ritmo. Sin embargo –advirtió-, esto no descarta que haya algún importador que especule con el dólar financiero y trate de incrementar sus precios en orden a la suba de los últimos días. En la teoría no debería, pero precio por precio, los importadores pueden tener distintos comportamientos”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!