El periodista Diego Brancatelli contó que fue agredido en Corrientes por dos jóvenes que buscaron "escracharlo" golpeándolo con un paquete de polenta.

El repudiable episodio del que fue víctima lo colocó no solo a él sino al alimento como TT en las redes sociales. Pero ¿por qué la polenta?

Ese alimento, junto con el asado, se transformó en la comida que simboliza la grieta política entre los sectores representados por el macrismo y el kirchnerismo, desde los tiempos de la última campaña presidencial.

Por un lado, desde el actual oficialismo se hizo campaña resaltando que durante la gestión del Frente de Todos se iba a "volver a poder comer asados" en comparación con la disminución del consumo de carne que mencionaron ocurrió durante el macrismo.

Incluso el propio Brancatelli mostró en sus redes sociales fotos de una parrilla oxidada, como símbolo de la falta de uso.

Al cambiar el gobierno, desde la actual oposición se hizo foco también en la alimentación como símbolo de crisis.

Y se empezó a asegurar que en lugar de cumplir con la promesa de mejorar el poder adquisitivo que permitiera "volver al asado", en cambio el consumo de carne siguió descendiendo y los asados "deben hacerse con polenta".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!