Diego Brancatelli y su familia decidieron cerrar la sucursal del supermercado “Don Ahorro” que habían inaugurado en noviembre de 2020 durante la pandemia en el barrio de Caseros, provincia de Buenos Aires. Estaba pensado como un negocio “low cost”, donde la idea era que los clientes pudieran acceder a todo tipo de productos al mejor precio.

“Son un montón de cosas...a nivel puntual nuestro, estamos en una zona donde tal vez nos equivocamos en el rubro, tenemos dos supermercados a la vuelta que son de las grandes cadenas, tienen otros beneficios de promociones, los precios y los volúmenes que compran son otros. La ubicación tampoco es la mejor porque tenemos una escalera que hay que bajarlas con peso, es un entrepiso. Son un montón de factores”, comentó el periodista.

El expanelista de Intratables (América) y su pareja sienten que este emprendimiento no significó una experiencia negativa.. “Lo tomamos como un aprendizaje. Vendrán cosas nuevas y lindas. No se puede estar en todos lados y es también algo que nos deja de enseñanza este proyecto”, indicaron.

“Lo puse en plena pandemia para darle laburo a la gente y nos va mal. Queremos que nos vaya mejor. Sigue abierto pero hoy realmente estamos cambiando la plata o sostenemos el comercio para darle laburo a la gente. Porque ahora con todo lo que laburo, no tengo necesidad de hacerme tanta mala sangre, lo que queda a fin de mes no vale ni la pena”, había declarado a principios de mayo en una entrevista con LAM.

Brancatelli y su familia habían inaugurado el supermercado en noviembre de 2020.
Brancatelli y su familia habían inaugurado el supermercado en noviembre de 2020.

Por último, tuvo palabras hacia el presidente de la Nación Argentina, Alberto Fernández. “En la historia va a quedar como un presidente al cual le vamos a estar muy agradecidos, agarró un país después de cuatro años de macrismo y le tocó gobernar en el peor momento de la historia del país. Nos hizo un favor a todos los argentinos. Ahora tiene que tener un año de muy buena gestión porque ya estamos en otras condiciones y las variables económicas son otras. Pero no hay que enojarse con Alberto, se puede haber equivocado en un montón de cosas, tal vez no era el perfil de político que el kirchnerista duro esperaba”, culminó Brancatelli.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!