COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La vecinalista del barrio Juan XXIII, Jimena Cores, lamentó la situación que se vivió anoche en la zona, tras la intensa lluvia. "No tiene explicación que dos años después del temporal estemos en la nada misma; que el proyecto para las obras esté parado y que los funcionarios tampoco nos expliquen qué pasa". 

Es que durante el temporal del 2017, ese barrio fue uno de los tantos que quedaron aislados y atrapados en el barro.  "Entre las 22 y la 1 fue el peor momento, sobre todo por la Avenida Kennedy, entre Scalabrini Ortíz y Congreso era una gran laguna. Toda la Juana Azurduy estaba bastante comprometida. Por suerte, cuando paró la lluvia empezó a bajar un poco el agua".

💚jimecores 💚 on Twitter

"Nosotros estábamos pendientes de un pronóstico que decía que desde las 3 hasta las 6 de la mañana iba a llover 12 milímetros así que nos quedamos hasta las 5 en la Vecinal, expectantes a lo que podría llegar a pasar. Por suerte no llovió y no hubo mayores inconvenientes de los que tuvimos a la 1", señaló a ADNSUR.

Además, dijo que "el sector más bajo ha sufrido muchísimo (en el último temporal). La mayoría de los locales comerciales tienen compuertas, anoche algunos fueron a colocarlos y otros llegaron justo. Nuestra mayor preocupación fue que el tránsito tardó mucho en cortarse, entonces cuando pasaban los colectivos o camionetas generaban un oleaje muy grande y eso hace que se inunden las casas".