Un hombre que hacía delivery sufrió el robo de su moto y había quedado sin vehículo para seguir trabajando. Sin embargo, el compromiso de su jefe le permitió continuar. El hecho ocurrió en Córdoba.

Damián trabajaba en una empresa importante hasta que fue despedido y quedó sin trabajo. Pero, previendo esta situación, decidió comenzar a repartir comida para un local de barrio El Quebracho. Hasta que, un día, un delincuente le robó su motocicleta estacionada frente al local.

“Comencé a hacer delivery porque no me alcanzaba la plata. Ya veía que me iba a quedar sin trabajo, así que empecé a salir. Ahora no tengo la moto y no tengo trabajo. Él (por Eduardo, el dueño) me empleó, me llevó en el auto a repartir, me dio labores en la cocina también. Como para no dejarme sin empleo”,indicó.

 “Casualmente cuento con un dinerito guardado. Voy a utilizarlo para comprarle la moto de vuelta. Porque no me ha fallado, es una buena persona, me la recomendaron”, detalló.

 “Hay que dar una mano: a la moto se la voy a regalar. Creo que me corresponde, por ser el empleador. Hay que tratar de no dejarlo en banda. Yo podría buscar a otra persona y empezar de cero, pero creo que ese pensamiento no es para mí”, comentó el empleador en diálogo con El Doce.

Al conocer la noticia, Damián le agradeció a su jefe y manifestó: “En las empresas grandes te vas, sos un número más y listo. Te vas vos, entra otro. Pero para él no, él me toma como persona y no como número”.

 “No puedo dejarlo en banda a él ni a las chicas que trabajan acá. En lo que pueda ayudar, lo haré”, culminó Eduardo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!