CAPITAL FEDERAL - ¿Cómo moverse en auto por Buenos Aires sin necesidad de comprar un auto? Para quien no tiene a quién pedirle uno prestado, las respuestas posibles siempre fueron dos: alquilar un coche, con un tedioso papeleo previo y por al menos un día entero; o pedir taxis y remises. Pero ahora surgió otra opción: “microalquileres” con precios por hora y por minuto de vehículos que pueden buscarse y devolverse en una red de “estaciones” distribuidas por la ciudad. Este servicio llegó hace un año a Capital y el Conurbano, permite viajar con tarifas más bajas incluso que Uber y ya consiguió casi 11 mil usuarios.

La modalidad, conocida como carsharing (autos compartidos) y muy extendida en países desarrollados, revolucionó el alquiler de autos haciendo que funcione como el sistema de bicis naranjas de la ciudad.

Todo se hace con una aplicación para celular. Allí, tras un registro que pide sacarle fotos al DNI y a la licencia de conducir, y dar los datos de la tarjeta de crédito, el usuario puede ver sobre un mapa interactivo dónde hay un vehículo disponible cerca. Si alguno le sirve, lo reserva (por 30 minutos), va hasta él, lo abre con la misma app, lo conduce como si fuera propio por el tiempo que lo necesite y lo deja en la cochera de la red más próxima a su destino.

La gran diferencia con Ecobici es que no es gratis: al cerrar el coche, se cobra en la tarjeta un cargo por el tiempo exacto de uso. Pero con tarifas que llevaron a esta forma de transporte a competir con las tradicionales por los pequeños viajes cotidianos.

Awto, la más nueva de las tres redes de carsharing que llegaron a la Ciudad, ofrece coches compactos de Nissan a $ 7,33 por minuto, $ 440 por hora y $ 2.200 por día (desde la quinta hora), con nafta, seguro y el resto de los gastos incluidos. También tienen vehículos "premium" de esa marca a $ 9,50 por minuto, $ 570 la hora y $ 2.850 el día. Para el tiempo en que el coche está detenido, en ambos casos los montos se reducen a la mitad. Y en su web tienen una calculadora que permite estimar el gasto de traslados puntuales.

MyKeego, otro sistema, cobra desde $ 7,62 por minuto, $ 282 la hora (hasta la cuarta) y $ 1.410 el día (para el caso de un Renault Sandero, la alternativa más económica), aunque a esto hay que sumarle la nafta, que se cobra aparte al mismo precio de las estaciones de servicio. 

Toyota Mobility Services, por su parte, deja alquilar todos los modelos de esa marca -desde los más económicos hasta los de mayor gama y de lujo- con tarifas que arrancan en $ 483 por hora y $ 1.931 por día (estos montos valen para un Etios HB XLS con caja automática), sin incluir el combustible.

"Hoy se gastan $ 15 mil por mes para tener un auto propio y muchos lo usan sólo el fin de semana. Si lo venden y empiezan a alquilar, pueden bajar ese gasto a $ 10 mil, y nosotros nos ocupamos de todo el mantenimiento para que los coches siempre se encuentren impecables”, estima Mariano Segarra, CEO de Awto.

Y destaca que, además, teniendo estaciones cercanas, gente sin auto propio pero con licencia de conducir puede usar el servicio para moverse con precios mejores que los del taxi y el remís.

Esta semana, un relevamiento de Clarín para trayectos típicos pudo verificarlo. Y halló, en base a las estimaciones de las distintas apps con el tránsito de cada momento, que usar los “autos compartidos” puede salir hasta 43% menos que tomar un Uber, 50% menos que pedir un radiotaxi y 55% menos que moverse con Cabify.

A las 22.30, por ejemplo, ir de Cabildo y Olleros a Plaza Defensa -cerca de San Telmo- cuesta $ 160, contra $ 245 de ir en Uber, $ 270 de ir en taxi y $ 355 de usar Cabify. Al mediodía, con más tránsito, el mismo viaje sale $ 205, contra $ 254, $ 270 y $ 325 respectivamente. Si el viaje es nocturno, entre el Alto Palermo y Libertador y General Paz, el alquiler permite hacerlo por $ 150, frente a $ 240 que presupuestaba Uber y $ 300 para el taxi y para Cabify.

No son los únicos casos. Recorrer los 6 km entre Parque Lezama y Santa Fe y Callao, en plena hora pico (a las 17), cuesta $ 160 “microalquilando”, contra $ 180 de un taxi, $ 205 de Cabify y $ 280 de Uber. De Scalabrini Ortiz y Córdoba hasta el aeropuerto de Ezeiza, de tarde, se pagan $ 450, frente a $ 620 de Uber y $ 790 de un taxi o un Cabify.

De Independencia y Lima hasta Aeroparque, cerca de las 10, en un auto de alquiler el presupuesto dio igual que el de Uber, $ 250, aunque bastante superior a los $ 365 del taxi y de Cabify.

Finalmente, para ir a las 14 desde Palermo Hollywood hasta Nordelta se necesitan $ 455, frente a $ 600 de usar un Uber y $ 760 de un taxi y de Cabify, siempre con peajes incluidos, según lo relevado.