RAWSON (ADNSUR) - Impulsado por distintas áreas del Gobierno del Chubut, este proyecto institucional avalado por el Papa Francisco, llegó a Chubut de la mano de su creador, Eduardo "Coco" Oderigo, quien ayer junto al rugbier Santiago Cerruti, trabajó con los internos del Instituto Penitenciario Provincial.

Como iniciativa del Gobierno del Chubut, desde este jueves se desarrolla el proyecto "Rugby contra el delito", comandado por el abogado y ex rugbier del SIC, Eduardo "Coco" Oderigo, quien comenzó con esta idea en 2009 en la Unidad Penitenciaria N°48 de San Martín, provincia de Buenos Aires y llegó a ser un éxito que hoy se expande a todo el país y que hasta es celebrado por el propio Papa Francisco, que el año pasado recibió al equipo en el Vaticano.

Con el correr de los años el proyecto fue dando sus frutos: los más notorios, en este caso, fueron la reducción del porcentaje de reincidencia en el delito entre los convictos que recuperaron la libertad y, a través de la incorporación de los valores del deporte, cambios en el comportamiento de los involucrados, tanto dentro como fuera del penal y que repercutieron en todo su entorno.

Las cifras que respaldan su análisis son contundentes: el porcentaje de reincidencia de los presos que juegan al rugby en 18 cárceles bonaerense cayó del 65% al 1 por ciento.

VISITA AL INSTITUTO PENITENCIARIO PROVINCIAL

Es así que a través del trabajo articulado entre de distintas áreas como los Ministerios de Gobierno, de Ambiente, además de Chubut Deportes y Policía, este proyecto hoy es una realidad en Chubut.

Ayer (jueves) por la tarde, Oderigo y Cerruti visitaron el Instituto Penitenciario Provincial, ubicado en la ruta nacional Nº 3 entre Trelew y Puerto Madryn, y realizaron una práctica con 9 internos, de la cual también participó Facundo Cortajerena, quien hace poco más de un mes está desarrollando esta disciplina en dicho correccional.

Además la misma actividad se llevará a cabo este viernes en la U6 de Rawson.

"DARLES UNA OPORTUNIDAD"

Uno de los creadores de "Los Espartanos", Eduardo Oderigo, resaltó que  "yo trabajé en Tribunales 15 años, así que traté con personas detenidas. Después dejé de ejercer la profesión y no traté más con ellos. Pero un amigo me insistía en que quería conocer una cárcel. Tanto me insistió que lo acompañé. Vimos la realidad de la cárcel, pero no como la veía yo en Tribunales, de a una persona, sino de a 20 o 30".

Indicó que "ahí se me ocurrió la idea de hacer algún deporte. El que yo conocía era el rugby, así que pocos días después volví solo y le ofrecí al director enseñarles a jugar al rugby. Primero eran 10, después veinticinco. Hoy por hoy siempre juegan 30 o 40 internos ".

"El deporte en sí sólo lograba que el grado de violencia que tenían bajase muchísimo, porque canalizaban esa violencia de manera lícita. Con el tiempo nos dimos cuenta que el deporte y el rezo del Rosario hacía que cuando salieran a la calle no reincidiesen", evaluó Oderigo, quien a su vez sostuvo que "la gente que van conociendo (a través de Los Espartanos) se anima a darles trabajo. Hoy por hoy hay más de diez empresas que les están dando trabajo a Los Espartanos".

Destacó que "se animaron a darles la oportunidad y eso es lo que ahora buscamos que se extienda a todo el país".

Por último reconoció que "estamos recorriendo el país y buscamos comprometer a los clubes de rugby y la sociedad civil en su conjunto, para que puedan ir una o dos veces a estos centros penitenciarios para generar una herramienta adicional para la reinserción en la vida en sociedad".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!