(ADNSUR) - La francesa Stéphanie Frappart hizo historia al ser la primera mujer en dirigir una final masculina en una competición europea. Ocurrió este  miércoles por la noche en el duelo entre Liverpool y Chelsae por la Supercopa en Europa.

Además de Frappart, dos mujeres la asistieron en el campo de juego: Manuela Nicolosi, como línea número uno, y la irlandesa Michelle O'Neill.  Ambas tuvieron participaciones brillantes, durante el primer tiempo la británica le anuló un gol a Christian Pulisic por off side; en la segunda etapa, la francesa señaló posición adelantada de Mason Mount, que había definido de manera magistral. 

Según las críticas sobre su arbitraje, Frappart  fue protagonista de una jugada que la puso en el centro de la escena al sancionar un penal de Adrián a Tammy Abraham en el primer tiempo suplementario. Sin embargo desde el VAR convalidaron el cobro aunque la mujer no pidió la revisión.

Frappart es una árbitra muy considerada por la FIFA: dirigió la final del Mundial Femenino en Francia entre Estados Unidos y Alemania. Además, dirige regularmente partidos de la Ligue 1, indicó Telefe Noticias.