En horas de la noche del lunes se conoció la triste noticia de la muerte de Mariana Ditzel, la joven comodorense que esperaba un trasplante de corazón. Tras largas semanas de espera y a contrarreloj, lamentablemente el donante no llegó.

Mariana tenía 30 años. Se encontraba primera en la lista de trasplantes de corazón del INCUCAI, debido a que padecía una miocardiopatía dilatada no compactada. Sin embargo, el colapso generalizado por la falta de donantes comprometió su situación al extremo, pese al esfuerzo sobrehumano de sus familiares para difundir el caso a nivel nacional.

En medio de la tristeza, familiares y amigos usaron sus redes sociales para despedirla y recordarla. Entre ellos su pareja, Renzo Mamaní, quien incansablemente estuvo al frente de toda la campaña de la búsqueda del donante para "Marianita" le dedicó unas emotivos palabras. 

"Cuando nos enteramos de la enfermedad lloramos, lloramos muchísimo, me acuerdo muy bien el día. Te prometí que jamás te iba a dejar sola, te prometí que yo iba a ser tu escudo, me prometí a mi mismo que iba a hacer todo para que disfrutes al máximo cada momento, que jamás haya un "no" a algo en tu vida. Se que sabías que vivía por y para vos, aunque no lo hablábamos, yo se que lo sabías", escribió.

Y afirmó que "Te juro que intenté cumplir con todo, te juro que hice cada cosa que estuvo a mi alcance ,la vida entera no me va a alcanzar para agradecerte por haber sido mi compañera, mis días, mis ganas de aprender".

"Te voy a amar cada día de mi vida. Esperaba un ángel donante, y no me di cuenta que el ángel eras vos y que el milagro era que hayas vivido y compartido tu vida conmigo. Te amo", concluyó. 

Renzo Mamaní
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!