El censo que se realizará el próximo miércoles 18 de mayo nace con un estigma heredado de su ‘hermano mayor’, el censo 2010, sospechado en Comodoro Rivadavia de haber arrojado resultados por debajo de la población real. Desde esa perspectiva, los indicadores que arroje el nuevo relevamiento poblacional serán observados con lupa, ya que hay recursos económicos que la ciudad debería recuperar si es que esta vez los datos cumplen con aquellas estimaciones.

Antes de avanzar en especulaciones, vale repasar los resultados concretos del informe elaborado en el año 2010, de acuerdo con las cifras oficiales publicadas en su momento por el INDEC, que fueron revisadas para este informe exclusivo de ADNSUR.

En el departamento Escalante (que incluye a Comodoro Rivadavia y Rada Tilly) había en el año 2010 una población de 187.917 habitantes. De ese total, 9.100 correspondían a la ciudad balnearia, por lo que la población comodorense  se reducía hasta una cifra cercana a los 177.000 personas, aun después del ‘boom’ petrolero de la segunda mitad de la década, que atrajo miles de personas en busca de oportunidades laborales, tanto en el petróleo como en la construcción. 

Los resultados del organismo nacional fueron cuestionados fuertemente desde ámbitos institucionales, ya que en 2012 el entonces intendente Néstor Di Pierra anunciaba, entre sus primeras medidas de gobierno, la realización de un nuevo relevamiento en la ciudad, convencido de que “somos mucho más que 180.000 habitantes”.

En esta oportunidad, el censo podrá realizarse no sólo de modo presencial, sino virtual,.
En esta oportunidad, el censo podrá realizarse no sólo de modo presencial, sino virtual,.

El anuncio no se concretó, pero la duda siempre quedó. Incluso hubo avances con un grupo de estudios de la universidad, que dejó asentados algunos criterios técnicos para validar la sospecha de que los censistas de 2010 no habían registrado a todos los habitantes de la ciudad, por distintos motivos, ligados tal vez a la topografía de la ciudad, problemas de acceso a determinadas zonas, asentamientos que habían empezado a registrarse en aquellos años, etc.

Hoy, desde el municipio se estima que aquellos resultados estuvieron al menos un 15 por ciento de los resultados reales, de allí que se hacen cuentas para verificar cuántos son los recursos económicos que podría recuperar la ciudad, en caso de corregir aquellos resultados.

Pero vayamos por partes…

Cuántos habitantes hay hoy, según las proyecciones del INDEC

Antes de avanzar en los cuestionamientos a aquellos números oficiales, sería útil tomar las cifras del Censo 2010 para conocer el punto de partida, para en todo caso entender las dudas y evaluar los próximos resultados sobre aquella base y sus eventuales distorsiones. 

De acuerdo con el informe poblacional del INDEC, a partir del crecimiento vegetativo, el departamento Escalante debería tener, al 1 de julio de 2022, un total de 243.481 habitantes.

A los fines de una simple cuenta aritmética, vamos a mantener en este informe la misma proporción de radatilenses de hace 12 años, pero es necesario advertir que esto es obviamente forzado: es claro que hubo un gran crecimiento de la vecina localidad, a partir de muchos comodorenses que por distintas razones se radicaron en ésta. 

Aun con esa salvedad, supondremos que el 5 por ciento de Escalante son vecinos radatilenses. Según ese razonamiento, en Comodoro Rivadavia vivirían hoy, siguiendo aquella proyección del INDEC, algo más de 230.000 personas.

El barrio Las Américas, uno de los asentamientos que se inició en Comodoro Rivadavia hacia el año 2006.
El barrio Las Américas, uno de los asentamientos que se inició en Comodoro Rivadavia hacia el año 2006.

El número resultante, para ambas ciudades, contrasta fuertemente contra criterios de sentido común y algunos datos duros que ayudan a establecer estimaciones de población: en Comodoro Rivadavia hay 61.500 medidores de electricidad, lo que suele tomarse como un indicador, multiplicado por 4 habitantes en cada uno de esos hogares, para cálculos poblacionales. 

En ese caso, la cantidad de habitantes no estaría por debajo de 246.000 personas, a lo que habría que sumar otro número difícil de mensurar porque se ubica en 24 asentamientos irregulares de la ciudad, sin servicios básicos en la mayoría de los casos. 

Según estimaciones extraoficiales, se cree que en dichos grupos poblacionales puede haber entre 6.000 y 8.000 conexiones clandestinas de electricidad, por lo que si se toma el mismo criterio, de multiplicar por un promedio de 4 personas por vivienda, habría que sumar otras 24.000 personas, como mínimo. 

Se estima un número no inferior a 6.000 conexiones irregulares de electricidad.
Se estima un número no inferior a 6.000 conexiones irregulares de electricidad.

Es decir, en Comodoro Rivadavia habría no menos de 270.000 personas. Y en Rada Tilly, por otra parte, hay 5.500 medidores, por lo que el mismo sistema de cálculo arrojaría no menos de 20.000 habitantes en la actualidad. Es decir, un piso de 290.000 personas para el departamento Escalante. Muy por encima de los 243.481 que, como dijimos más arriba, estimaron las proyecciones del INDEC para el 1 de julio de este año. 

Ahora bien, ¿es correcta la estimación realizada sobre los ‘medidores de luz’…?

“El éxito depende de que el censista haga su trabajo y que la gente lo espere en su casa”

Silvia Iralde, directora provincial de Estadística y Censos, no desconoce las dudas y cuestionamientos que hubo sobre los resultados de 2010, pero aclaró que no es su función opinar sobre “percepciones”, al ser consultada para este informe. De todos modos, explicó:

“Es posible que haya habido un sub conteo en el 2010, pero por eso ahora se están tomando todas las precauciones para despejar dudas y que no haya discusión sobre los resultados. El éxito del censo depende que el censista realice bien su trabajo y también de la responsabilidad de la ciudadanía para esperarlo y atenderlo en su domicilio”, enfatizó.

Capacitación de censistas en Chubut, con participación del director del INDEC, Marco Lavagna. En la provincia serán 7.000 personas que saldrán a realizar el relevamiento de población.
Capacitación de censistas en Chubut, con participación del director del INDEC, Marco Lavagna. En la provincia serán 7.000 personas que saldrán a realizar el relevamiento de población.

Entre las prevenciones asumidas para esta oportunidad, ponderó especialmente que se haya establecido un día miércoles y feriado nacional, además de que se está solicitando suspender la mayor parte de actividades que pudieran derivar en un atractivo para que la gente deje sus domicilios ese día.

Por otro parte, al hablar sobre las estimaciones extraoficiales del cálculo de población en base a los medidores de electricidad, aclaró un dato central: 

“La forma correcta para la estimación sobre las conexiones de electricidad es contabilizar 3,15 personas por cada hogar con medidor, que es lo que tiene establecido el INDEC en base a la población y la cantidad de hogares”, aclaró. "Todos multiplican por 4, pero esa estimación no es correcta", añadió.

De ese modo, revisamos los cálculos realizados más arriba: si tenemos 61.500 medidores en Comodoro, retrocederíamos hasta 193.725 personas, sumados a 18.900 estimados en asentamientos ilegales, donde se calcula un mínimo de 6.000 conexiones irregulares. Esto significaría un total de 212.625 habitantes, lo que vuelve a poner en discusión la cifra, al menos desde las “percepciones” instaladas en la última década. 

En sólo un año, Comodoro perdió 200 millones de pesos por la presunta subestimación poblacional

Uno de los factores que define el censo poblacional es la cantidad de recursos que la provincia distribuye entre los municipios, de acuerdo con la cantidad de habitantes de estos. Puntualmente, esto es lo que incide en lo que se reparte como coparticipación federal de impuestos, que recauda Nación y luego reparte entre las provincias, para que a su vez éstas deriven los recursos hacia las administraciones comunales.

Desde el municipio comodorense, el secretario de Recaudación, Israel Coen, tiene muchas expectativas en los resultados que vaya a arrojar el nuevo censo poblacional. 

“Creemos que el Censo de 2010 arrojó una subestimación de la cantidad de población, en no menos de un 15 por ciento –indicó el funcionario-. Con lo cual, si se hubieran tomado los guarismos reales, la recaudación por coparticipación hubiera sido un 15 por ciento mayor. Sólo en el último año, 2021, esa diferencia habría sido de casi 200 millones de pesos”.

En otras palabras, el costo de no haber contado correctamente el número de habitantes podría ascender, de ser correcta esa hipótesis, a varios cientos de millones de pesos por año, sin contar el crecimiento vegetativo a partir de 2011 y la inflación. 

“Esta es una ciudad que además del crecimiento natural, atrae mucha migración interna, con gente de otros lugares del país y también desde otros países vecinos –añadió Coen-. Por eso tenemos que lograr que en este censo se registren todas las personas, para que el nuevo guarismo se refleje correctamente en la cantidad de personas que viven acá”.

Para quienes no poseen medios o requieren asistencia para completar el censo digital, el municipio dispuso asistencia y equipos en el Centro de Información Pública (CIP), hasta el martes 17 inclusive.
Para quienes no poseen medios o requieren asistencia para completar el censo digital, el municipio dispuso asistencia y equipos en el Centro de Información Pública (CIP), hasta el martes 17 inclusive.

Para ello, el funcionario coincidió en la necesidad de que todos los ciudadanos completen correctamente el cuestionario, que está disponible en forma virtual, además de la entrega del comprobante respectivo al momento del paso del o la censista por su domicilio. 

Con esa finalidad, desde el municipio se dispuso asistencia para quienes no cuenten con medios para concretar el censo digital, para lo que hay tiempo de acercarse al Centro de Información Pública, de 9 a 17 horas, hasta el martes 17 inclusive. 

Vale recordar que aún con el censo digital, es necesario esperar posteriormente al censista para entregarle el comprobante de la realización, a fin de verificar que efectivamente la vivienda está ocupada. No cuesta tanto esfuerzo. Después de todo, es sólo una vez cada 10 años. O 12, en esta oportunidad, por los problemas de la pandemia.

Es mejor ejercer la responsabilidad ciudadana, antes que pasarnos la próxima década desconfiando y discutiendo sobre los números oficiales... o haciendo extrañas suposiciones sobre cuántos, en verdad, somos. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!