Un hombre se cansó de los individuos que estacionan sus autos sobre una rampa para personas con discapacidad y decidió escracharlos. El hecho lo viene registrando desde hace un mes en la puerta de su edificio, ubicado sobre la calle Rosario de Santa Fe, en el barrio General Paz de Córdoba.

La rampa para personas con discapacidad fue construida para acceder desde la calle a la vereda que da a la puerta de ingreso del edificio. No obstante, pasa más tiempo tapada que libre.

A raíz de esta situación, un joven cordobés “justiciero” apodado “Dino”, vive hace cinco años en el lugar y aseguró que la subida “siempre está bloqueada”. Indignado por la situación, decidió sacarle fotos a los autos que están en infracción.

Durante el último mes, registró a decenas de vehículos, que tanto de día como de noche, quedaban estacionados y no permitían a las personas con discapacidad acceder por ese sector que les corresponde, contó en diálogo con El Doce.

Uno de los carteles que pegó a uno de los automovilistas
Uno de los carteles que pegó a uno de los automovilistas

Harto de que los automovilistas no respeten la rampa, diseñó calcomanías para escrachar a los conductores con una consigna que decía “Yo tapé una rampa”.

“Me llama la atención que no les importe”. A su vez, comentó que cuando les advertía a los automovilistas que había una rampa, se enojaban y dejaban el vehículo igual.

Por último, les pidió a los vecinos que lo apoyen con su campaña de concientización que se hizo viral en las redes sociales.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!