CAPITAL FEDERAL - Zanella, una marca con 70 años de historia en el país, no pudo hacer frente a su crisis. Al cierre de su planta de Mar del Plata, Cruz del Eje en Córdoba y al ajuste de su personal en San Luis, se suma este jueves el despido de casi la totalidad de su planta de Caseros.

Cuando los trabajadores se presentaron hoy (jueves) a las 6 de la mañana se encontraron con todas las manzanas rodeadas de polícias de la Provincia de Buenos Aires, patrulleros dentro de las plantas y una nueva empresa de seguridad que se encargó de darles una copia del telegrama de despido a los 75 operarios de línea de producción que estaban despedidos.

Sólo quedó personal jerárquico y administrativos. El resto fue despedido, aseguró BAE Negocios.

El propietario de Zanella, Walter Steiner, no pudo casi cumplir con el pago de las indemnizaciones a los despedidos. En enero tenía 500 trabajadores, hoy apenas quedan 50 trabajadores en su planta de San Luis y en la planta de Caseros, quedan hasta el momento 50, pero aún no se sabe si seguirán enviando telegramas de despidos.

Los trabajadores de Caseros sufren desde hace meses la crisis de la empresa. Cobraban los sueldos de a $2000 y $5000 semanales, no cobraron aguinaldo, no les pagaron vacaciones y sin emnargo, seguían cumpliendo su horario todos los días.

Cuando le reclamaban el pago de los salarios a Steiner, le pedían que les entregara una moto y él les respondía: “Si quieren una moto, la tienen que pagar”. La semana pasada les había ofrecido entregarles unos equipos electrógenos que estaban abandonados en la fábrica desde hace años, detalló el mismo diario. 

“Ahora nos despide con el artículo 247, para pagarnos el 50% de la indemnización en ocho cuotas, algo que no corresponde”, precisó uno de los trabajadores de Zanella, que supo ser una marca líder, símbolo de la industria nacional. De hecho, hasta la calle donde se ubica la planta de Caseros se llama Juan Zanella, en honor al creador de esta empresa.

Hernán Torres, secretario adjunto de la UOM de 3 de Febrero, señaló a BAE Negocios: “Pedimos una audiencia en el ministerio de Trabajo de San Martín y vamos a pedir la conciliación obligatoria. Fueron despidos masivos en la planta de Caseros. El procedimiento preventivo de crisis fue cerrado, no pueden despedir por el 247”.

Desde la semana pasada, Steiner había retirado la mayoría de las motos de la planta e incluso los trabajadores denunciaban que se estaba tercerizando la producción.

En el telegama, la empresa explica que el ajuste se debe a que se derrumbaron los índices de producción y consumo.

"Pedimos ayuda a organismos públicos nacionales, provinciales y privados para conseguir financiamiento o medidas paliativas; no hemos podido alcanzar una situación de equilibrio”, argumentó. 

Zanella señala además en el telegrama de despido que debe hacer este ajuste para “sostener la continuidad a mediano plazo y en la espera que las condiciones se modifiquen a largo plazo”.

A las 12:30 hs, los trabajadores junto a la UOM de 3 de Febrero iban a dirigirse al Ministerio de Trabajo de San Martín para pedir la conciliación obligatoria y la reincorporación de los trabajadores a la planta, detalló BAE.