RAWSON (ADNSUR) - Este jueves a la mañana se desarrolló un encuentro de gremios de la educación del Chubut con la ministra del área,  Florencia Perata, y Fabián Puratich, ministro de Salud, donde se presentó de forma oficial el protocolo para el regreso a las aulas en la provincia.

Tras la reunión, el titular de la cartera sanitaria indicó que si bien los trabajadores de la educación fueron declarados como dentro de los grupos prioritarios para recibir la vacuna contra el coronavirus: “La vacunación es una herramienta más pero no es lo indispensable para el comienzo de clases”, aclaró. 

Y al respecto, explicó que durante la reunión con los gremios lo que aclaramos y trabajamos en forma conjunta  es que la vacuna no es una condición sine qua non para comenzar las clases. Independientemente de que se puedan vacunar los trabajadores docentes, los niños, niñas y adolescentes no van a estar vacunados. O sea, lo que hay que sostener y seguir trabajando son los cuidados individuales con el distanciamiento, el uso de tapabocas y lavado de manos”, sostuvo. 

En Chubut, según detalló el ministro, son alrededor de 20.900 trabajadores de la educación que hay que vacunar y que la campaña dependerá de la cantidad de vacunas que vayan llegando.

PROTOCOLO

Por otro lado, Puratich indicó que el protocolo presentado a los gremios es aplicable a la realidad de la provincia, y que fue aprobado por Nación. “Contempla todas estas posibilidades para disminuir las posibilidades de contagio” como grupos reducidos y clases combinadas entre virtuales y presenciales.

Explicó que "el riesgo, por lo más mínimo que sea, está; entonces debemos trabajar y fortalecer los protocolos para que el riesgo sea mínimo” y así los trabajadores de la educación como los alumnos se puedan sentir seguros. 

“Vamos a vivir en pandemia un año más -reconoció-. Nos tenemos que adaptar y aprender a convivir con ella. De todo eso estuvimos hablando. Estamos convencidos de que la única forma es trabajar en conjunto”, concluyó.