RAWSON (ADNSUR) - El presidente del Superior Tribunal de Justicia, Dr. Mario Vivas, destacó la importancia de los asuntos tratados por el Consejo de la Magistratura del Chubut en la reunión celebrada en Comodoro Rivadavia la semana pasada.

Uno de los puntos salientes del temario fue la designación de jueces de Familia en la provincia. Aunque cuatro cargos fueron declarados desiertos, fueron seleccionados un juez y una nueva jueza para Trelew, cuyos pliegos deberá tratar ahora la Legislatura.

Con respecto a este tema, Vivas destacó que las designaciones solucionan un grave problema, por cuanto permitirá descomprimir la tarea que lleva adelante la Dra. Silvia Apaza, que además cubría el Juzgado de Rawson. Al mismo tiempo, se procederá a cubrir el Juzgado de Familia N° 3 de Trelew que fue creado por ley en 2019, lo que permitirá hacer frente a las necesidades de dicha ciudad, en una materia tan sensible para la comunidad.

El titular de la Corte provincial reconoció que el hecho de no haber podido cubrir los cargos de jueces de Familia de Madryn, Comodoro Rivadavia y Rawson genera preocupación porque “las vacantes que no se cubren produce la recarga del resto de los jueces que están en funciones”.

No obstante, defendió los criterios de selección que aplica el Consejo de la Magistratura para elegir a los magistrados.

Consejeros populares

Vivas sostuvo que “a pesar de la necesidad por cubrir las vacantes, no se pueden designar cargos a cualquier precio” y en ese sentido destacó especialmente la tarea de los consejeros populares que “aportan la mirada de la persona de a pie, lo que permite encontrar el perfil adecuado de los postulantes”.

Con respecto a la falta de concursantes para varios cargos, el alto funcionario judicial considera que confluyen varios factores.

En ese sentido, remarcó que “al congelamiento de los salarios que genera una falta de motivación hay que agregarle que no cualquier abogado se anima a someterse a un examen tan riguroso ni a responder preguntas delante de catorce consejeros”.

Jueces de familia

Por último, Vivas subrayó que “ser juez de familia es una tarea sacrificada, que implica cumplir con guardias de 24 horas para dar respuesta a los casos de violencia de género”.

“No es para cualquiera, requiere de un perfil determinado y de un esfuerzo personal y familiar para llevarlo adelante”, concluyó el magistrado.