ROMA (ADNSUR) - El viceministro del Interior italiano, Achille Variati, calificó de "palabras gravísimas" y "racistas" las que pronunció  en Cuba la vicepresidenta Cristina Kirchner días atrás, al vincular los ancestros del expresidente Mauricio Macri con la 'ndrangheta, la mafia calabresa.

"Las palabras, gravísimas, de la vicepresidenta argentina, Cristina Kirchner, sobre los italianos 'genéticamente mafiosos' causan consternación", denunció Variati. A través de un comunicado, consideró que las expresiones de la expresidenta "demuestran también cómo el racismo se anida en cualquier parte y se expresa potencialmente en contra de cualquiera".

Durante la presentación de su libro Sinceramente en La Habana (Cuba) la vicepresidenta citó publicaciones de Página/12 sobre supuestas conexiones entre la familia de Macri y la mafia. "El componente mafioso del lawfare se tradujo en la persecución a mis hijos, pero especialmente a Florencia. (...) Debe ser ese componente mafioso, los ancestros de quien fuera... como denunció un conocido periodista de Página/12 cuando habló de la 'Ndrangheta. Deben ser esos ancestros", dijo Cristina, quien fue luego denunciada por sus dichos ante la Oficina Anticorrupción (OA) por la fundación Apolo, según repasó diario La Nación.

Hasta este miércoles, las fuertes declaraciones de la vicepresidenta habían pasado desapercibidas en Italia, pero Variati, político del Partido Democrático (PD) -agrupación de centroizquierda al frente de la coalición de gobierno junto al Movimiento Cinco Estrellas-, cambió las cosas. En su comunicado, el viceministro recordó que hace unos días denunció a un consejero de la xenófoba Liga -el partido de ultraderecha del exministro del Interior, Matteo Salvini-, que causó polémica al negar que una modelo italiana de color, que salió en la tapa de una revista, pudiera ser "una belleza italiana", como indicaba el título.

"Del mismo modo expreso mi horror por las palabras de una líder política tan importante, que fue también presidente de la República Argentina, en relación a la herencia italiana", dijo y agregó: "Decir que alguien tiene comportamientos mafiosos porque es de origen italiano es una afirmación evidentemente e insoportablemente racista".

"Significa que un estereotipo puede volverse una etiqueta y por lo tanto una generalización, basada en una peligrosísima idea de 'raza'. Decir que un italiano es por fuerza mafioso o que una chica negra no puede representar a Italia son dos caras de la misma horrible moneda: la de un racismo que deberíamos extirpar de la cultura de masa y que en cambio encontramos peligrosamente vivo en representantes de las instituciones", resumió.