Se viven horas decisivas en las que se está definiendo la nueva estructura de poder que gobernará Chubut por los próximos cuatro años.

Sin dudas, habrá un antes y un después en el reparto de posiciones de poder en Chubut a partir de lo que dejó el cierre de alianzas del miércoles pasado y lo que será la presentación de listas de candidatos del próximo sábado. 

No hubo sorpresas en cuanto a los tres frentes electorales presentados, pero sí quedó mucho material para el análisis que hace prever consecuencias inmediatas, por ejemplo, en el impacto del armado de los bloques en la Legislatura.

Sin lugar a dudas, tal como anticipamos en nuestra columna anterior, el material más picante del cierre de alianzas pasa por el Partido Justicialista, que conformó junto al líder de Camioneros, Jorge Taboada, y su Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo, el denominado Frente Patriótico. 

Este espacio político es el único que a priori enfrentaría una interna de tres precandidatos a gobernador en las PASO del 7 de abril. Con la confirmación de la candidatura de Carlos Linares esta semana, el intendente comodorense se sumó a los aspirantes ya lanzados que eran el trelewense Gustavo Mac Karthy y el actual intendente de la valletana localidad de 28 de Julio, Omar Burgoa.

En los otros dos frentes provinciales no hubo sorpresas: el espacio Chubut al Frente, conformado por Chubut Somos Todos y el Pach, al que se sumó el Provech, llevará la fórmula Arcioni-Sastre, mientras que el frente de Cambiemos, entre la UCR y el PRO, tiene como seguro postulante a Gustavo Menna junto a una mujer del valle que se conocerá en estos días.

El acuerdo entre radicales y macristas se terminó de cerrar a última hora porque había dos puntos complicados en la búsqueda de una lista de unidad: la pertenencia del compañero/a de la fórmula provincial –que finalmente será decidida íntegramente por el radicalismo- y la lista de diputados, que de acuerdo a lo hablado estaría conformada por 11 del radicalismo y 5 del PRO, en un orden a negociar en el cierre del sábado.

Un dato a tener en cuenta para entender mejor algunas cuestiones es el referente a la polémica en torno a las votaciones municipales.

 Mal que le pese al gobierno -que se demoró y llegó tarde con los decretos de prórroga-, en abril y junio se votará a intendente y concejales en menos de la mitad de los municipios, esto es, en apenas 13 de 27. El resto de las ciudades elegirá a sus autoridades locales en la convocatoria nacional de agosto y octubre.

Por caso, Trelew, Puerto Madryn y Esquel votarán en abril, mientras que Comodoro Rivadavia, Rawson y Sarmiento, lo harán recién en agosto, cuando ya estén definidas las autoridades provinciales.

HERIDAS PERONISTAS

Como ya se dijo, el primer dato que no se puede soslayar en este cierre es que el justicialismo es el único espacio que afrontaría internas, dejando el mejor escenario posible a sus rivales del Arcionismo y de Cambiemos. Tal como se preveía, la conducción del PJ no quiso cerrar filas con el oficialismo, ante la opción de integrar un único frente para derrotar al macrismo chubutense, pero además su dirigencia fue incapaz de llegar a la unidad, siguiendo el camino de divisiones que viene mostrando el peronismo provincial desde 2015 para acá.

Luego de aquellas reuniones de fines del año pasado, donde se mostraron juntos para la foto la mayoría de las figuras más reconocidas del justicialismo vernáculo, la imagen que deja hoy el cierre de alianzas es todavía peor que antes. Se podrá decir que todo cierre electoral deja heridas y rencores que se van curando con el tiempo, pero hoy parece difícil que se recomponga la relación entre Gustavo Mac Karthy y Carlos Linares.

Quienes conocen al ex intendente de Trelew aseguran que estos días prefirió no hablar públicamente para no mostrar toda la bronca acumulada contra el comodorense, pero dicen que prepara una contraofensiva. Comentan que Mac Karthy no puede entender la manera en que se manejó Linares, quien desde su punto de vista nunca le fue de frente y le jugó una movida complicada, al postularlo primero como el candidato de la unidad y luego dejarse llevar por un “operativo clamor” de la misma militancia comodorense que responde a su liderazgo, para sacarse después una foto con Hugo Moyano y terminar desarmando lo que se había empezado a tejer en aquel encuentro de buena parte de la dirigencia en una chacra de Trelew el lunes 21 de enero.

Los que tienen llegada a Mac Karthy, explican que el enojo del ex vicegobernador obedece no a que Linares sea candidato, algo a lo que tiene todo el derecho, sino a que no fue directo, habiendo tenido la oportunidad de decirlo cara a cara en varios de los encuentros que tuvieron. Al parecer, a Mac Karthy nadie la saca de la cabeza que quisieron dejarlo en ridículo y le faltaron el respeto, buscando además negociar a sus espaldas con Adrián Maderna en su propio territorio, la ciudad de Trelew.

En principio dos consecuencias podrían desprenderse de esta feroz interna que dejó el cierre del PJ. Para ver la primera habrá que estar atentos a las primeras sesiones de la Legislatura, donde el PJ había logrado volver a juntar un bloque amplio con 13 diputados. El presidente de la bancada, Javier Touriñán, terminó de blanquear su falta de “feeling” con Linares y estará trabajando con Mac Karthy, dirigente al que a su vez responden directamente otros tres y algunos dicen hasta cuatro diputados.

Para la otra consecuencia habrá que esperar a abril, y tiene que ver con el traslado de votos de las PASO a las generales. ¿Los perdedores dentro del peronismo acompañarán al ganador de su interna? ¿O habrá fuga de votos a otro espacio? Si se da esto último, parece difícil que esos votos justicialistas vayan a Cambiemos, y todo parece indicar que el gran beneficiado sería Mariano Arcioni.

EL CASO MADERNA

Sin dudas en el caliente cierre de alianzas, uno de los protagonistas centrales fue el intendente de Trelew, Adrián Maderna. La falta de definiciones del jefe comunal hasta último momento, pusieron los pelos de punta a varios de los protagonistas. El hombre jugó permanentemente a dos puntas entre el frente electoral del Arcionismo y el frente encarado por Linares y la cúpula del justicialismo. Tal es así, que uno de sus hombres de confianza, Juan Aguilar, estuvo en el lanzamiento del Frente Patriótico y más tarde el mismo Maderna terminó negociando mano a mano con Arcioni los lugares para sus representantes en la lista de diputados provinciales.

Es decir que recién el martes a la noche, donde hubo ásperas charlas para resolver los espacios en la lista de aspirantes a la Legislatura y al Concejo Deliberante, Maderna terminó de confirmar su presencia en la alianza Chubut al Frente. Pero las charlas con la dirigencia del PJ nunca terminaron, y de hecho hay quienes aseguran que Maderna habría comprometido a su amigo Carlos Linares que un sector importante de gente de su espacio -integrada por muchos militantes de corazón justicialista que no comulgan con el Chusoto-, estaría dispuesto a trabajar para su boleta en las PASO en la ciudad de Trelew.

Precisamente el dato más llamativo de este cierre de alianzas tiene que ver justamente con este coqueteo del madernismo con el PJ. Las presentaciones de los frentes electorales ante el Tribunal Electoral incluyen los términos del acuerdo programático, la integración de una conducción, un equipo de responsables económicos de la campaña y, lo más importante, la integración de la junta electoral que tendrá la responsabilidad de oficializar las listas de candidatos.

Cuando un partido se apronta para internas, lo lógico es que en aras de la equidad y transparencia, la integración de la junta electoral incluya en partes iguales a representantes de cada espacio. Por ello en este caso, en el Frente Patriótico la junta electoral está integrada por un representante de Linares, otro de Burgoa, otro de Taboada, otro de Mac Karthy, y entre los que completan el organismo, llamativamente figura el ya mencionado concejal de Trelew y mano derecha de Adrián Maderna, Juan Aguilar.

La pregunta es: ¿qué hace un hombre que responde a uno de los dirigentes del espacio rival, como es el arcionismo, en la junta electoral del PJ? Y hay dos respuestas posibles: o es un espía, algo que parece difícil que nadie haya percibido, o efectivamente hay un acuerdo de Maderna con la cúpula del PJ, específicamente con Muttio y Linares. Las charlas que varios dirigentes tuvieron en off con esta columna marcan que no es un dato menor, y está claro que la presencia de Aguilar en ese lugar pone los pelos de punta a Mac Karthy y debería preocupar a Arcioni, a quien quizás Maderna no le esté poniendo todas las cartas sobre la mesa.

EL DILEMA DE LA LISTA DE DIPUTADOS

Con la mirada puesta en el cierre de listas de candidatos para el próximo sábado, la atención estará por un lado, en los nombres para la integración de las fórmulas. La única que ya está conformada y fue presentada ayer oficialmente en un acto en Puerto Madryn es la de Arcioni junto a Ricardo Sastre. Serán siete días de búsqueda intensa por parte de Menna, Linares y Mac Karthy para anunciar quiénes los acompañarán en la boleta, seguramente con el ojo puesto en la cuestión territorial y también de género.

Las listas de 16 candidatos titulares como diputados provinciales serán un problema a resolver para todos los espacios, pero especialmente para Mariano Arcioni y Gustavo Menna. Para los tres candidatos del peronismo, armar las listas les permitirá tejer alianzas y atraer sectores a su espacio. Pero en el caso de Chubut al Frente y de Cambiemos, el objetivo de una lista de unidad es muy difícil de llevar a la práctica sin dejar un tendal de heridos en el camino.

Como el panorama es incierto en muchos municipios, donde habrá internas a intendente y se votará por separado en distintos turnos, el objetivo de gran parte de la dirigencia es obtener el lugar más preciado dentro de la carrera política local: una banca en la Legislatura, de la que nadie te puede sacar por 4 años, con ingresos cercanos a los 200 mil pesos, pasajes, viáticos, y mucho menos esfuerzo laboral que el de un funcionario, que nunca tiene el lugar asegurado.

Así las cosas, a Arcioni como a Menna le sobran candidatos para esa lista de 16, y tendrán el poder de veto para definir los que queden adentro y los muchos más que queden afuera, respetando un frágil equilibrio que tenga en cuenta lugares de pertenencia, ya sea territorial como de espacio de militancia, y lo que es más importante, la cuestión de género, ya que en este turno electoral se implementará la ley que establece paridad total. Esto quiere decir que por primera vez habrá una Cámara de Diputados integrada en partes casi iguales por hombres y mujeres, todo un desafío para los que trabajan en el armado, dominado desde siempre por los hombres.

No cabe duda de que quedarán heridos en el camino, algunos de los cuales –por ejemplo- ocupan hoy bancas en la Legislatura, y ya están advirtiendo a quienes quieran oírlos, que aún les quedan varios meses por delante y los van a necesitar. Así se encargaron de manifestarlo algunos representantes de la bancada oficialista, que estos días están recorriendo pasillos de Casa de Gobierno y pretenden que se le respete el lugar que se han ganado. Obviamente no se podrá cumplir con todos y como ya advirtió Jerónimo García, “históricamente sólo 3 o 4 diputados repiten mandato de una Legislatura a la siguiente”.

Por ello está claro que el cierre del sábado 16 empezará a marcar un nuevo orden político, que terminará de quedar establecido con el resultado electoral de abril. Por lo pronto la Legislatura tiene su primera convocatoria para la sesión extraordinaria del 20 de febrero, apenas 4 días después de las presentaciones de las listas de candidatos. Será la primera oportunidad para ver los daños colaterales de los acuerdos dentro de cada fuerza.