BUENOS AIRES (ADNSUR) - El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta argumentó que el jefe de Gobierno porteño “aumenta la incertidumbre de las familias cuando judicializa las medidas de cuidado”. Y cuestionó el Gobierno porteño por no respetar el DNU firmado por el presidente Alberto Fernández para suspender la presencialidad en las escuelas por dos semanas 

A su vez, indicó que para el Gobierno nacional “la presencialidad tiene una enorme trascendencia” y dijo que ya fueron vacunados “más de 500.000 docentes en todo el país". Sin embargo, defendió el decreto del Poder Ejecutivo nacional que suspendió la presencialidad por 15 días -hasta el viernes 30 de abril- al indicar que "el problema no es lo que ocurre dentro del aula, sino la circulación de las personas de la comunidad educativa”.

Tras señalar que es “incomprensible” el hecho de que "el Gobierno de la Ciudad elige qué fallo acatar”, agregó - en diálogo con radio online FutuRöck- que desde su cartera no se permitirá “que se sancione a docentes de Ciudad que quieren cumplir el DNU y opten por la virtualidad".

Al insistir sobre la actitud del jefe de Gobierno, aseguró que “es difícil saber si las medidas restrictivas funcionaron si una de las jurisdicciones no las respetó" y remarcó que "el responsable de eso es Larreta".

Por último, descartó haber presentado la renuncia a su cargo, a pesar de haber reconocido que tenía “una mirada diferente a la decisión final” de suspender la presencialidad en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) adoptada por el Presidente en relación a la medida adoptada.