CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Luego de que el presidente Alberto Fernández apuntara duramente contra ex funcionarios del gobierno de Mauricio Macri por lo que calificó como un uso “irresponsable” del préstamo con el Fondo Monetario Internacional, dos ex miembros del equipo económico de Juntos por el Cambio se defendieron de las críticas en redes sociales.

Se trata de Guido Sandleris, quien fue presidente del Banco Central desde septiembre de 2018 hasta el fin del mandato macrista, y Hernán Lacunza, quien cumpliera tareas como Ministro de Hacienda tras las PASO de 2019.

A través de un extenso hilo de tuits Sandleris, quien fue firmante por parte del BCRA del segundo programa financiero acordado con el FMI, aseguró que las declaraciones del jefe de Estado ante la Asamblea Legislativa “contienen algunas imprecisiones” y que “omiten aspectos importantes”.

"La deuda no sale de un repollo. Cuando un gobierno aumenta su deuda es porque tiene déficit fiscal (sus gastos exceden sus ingresos) y necesita que le presten para financiarlo. Así de simple, no hay misterio”, comenzó.

Y sumó: “Los gobiernos que reducen el déficit fiscal van reduciendo primero la velocidad a la que se endeudan (cada año la deuda crece menos) y luego, cuando pasan a tener superávit, su deuda comienza a bajar. No hay desendeudamiento genuino sin superávit fiscal”.

Por otro lado, consideró que “el gobierno de Macri recibió un déficit fiscal primario grande (-3,8% del PBI en 2015). A partir de 2018 la fuerte corrección del déficit fiscal permitió reducir la velocidad de endeudamiento y entregar un gobierno con un presupuesto casi equilibrado (-0,4% del PBI)”, y remarcó: “2 de cada 3 dólares de deuda que se tomaron durante el gobierno de Macri se usaron para pagar deudas heredadas”.

 “Otro punto que hizo el Presidente tiene que ver con la forma en que se tomó la deuda “entre gallos y media noche (…), a espaldas del Congreso”. Esta afirmación es incorrecta. En primer lugar, el Presupuesto Nacional se sometió a consideración del Congreso todos los años durante el gobierno de Macri. Así, el Congreso aprobó todos los gastos a realizar y su financiamiento”, siguió y concluyó: "En segundo lugar, el acuerdo con el FMI cumplió con la legislación vigente y siguió similares procedimientos que los acuerdos previos firmados por gobiernos peronistas y no peronistas los cuales en ningún caso requirieron la intervención previa del Congreso”.

Por su parte, el ex ministro de Hacienda Hernán Lacunza se sumó a la defensa al remarcar que “en 2020 la deuda aumentó más que en el promedio 2016-19: USD 21.000 millones, versus USD 17.800 millones promedio en cuatrienio anterior".

Por último, recalcó que ese crecimiento de la deuda durante el Gobierno actual es “lógico”. “Volvió el déficit fiscal (porque ‘deuda hija, déficit padre’): 0,4% déficit primario 2019 vs. 6,5% en 2020 (2,5% sin Covid). Que había costado mucho bajarlo en cuatrienio anterior. Ojo que tiene inercia (deuda futura)”, cerró.