ESTADOS UNIDOS - Tras el asesinato en Bagdad del general iraní Qasem Soleimani durante un bombardeo, el Gobierno de Estados Unidos enviará hasta 3.500 soldados a Medio Oriente para reforzar la seguridad de los intereses de su país en la región. 

Según confirmó a la agencia AFP un alto funcionario del Pentágono, serán soldados que pertenecen a una fuerza de reacción rápida de la 82a división aerotransportada, que se encontraba en estado de alerta desde el ataque del martes contra la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

La decisión del Gobierno de Donald Trump, también informada por las cadenas CNN y NBC, se produce después de que la República Islámica de Irán haya jurado que vengará la muerte de Soleimani y del vicepresidente de la Multitud Popular iraquí, Abu Mahdi al Mohandes, ambos muertos en la madrugada de este viernes en un bombardeo estadounidense en Bagdad.

Esta misma semana, el Gobierno de Trump ya envió 750 soldados a Oriente Medio en respuesta al asalto de la embajada estadounidense en Bagdad por parte de cientos de personas.

Ese asalto se produjo en respuesta a bombardeos estadounidenses en Siria e Irak contra miembros de la milicia chií Kata'ib Hizbulá (KH), que según Washington tiene vínculos con Teherán y a la que Estados Unidos responsabiliza de la muerte de un contratista estadounidense el pasado 27 de diciembre en Irak.

La muerte de Soleimani despertó temor entre los aliados de Estados Unidos a una nueva guerra en Medio Oriente y ha provocado la subida de los precios del petróleo, así como caídas en los mercados de todo el mundo.

El Pentágono anunció el jueves por la noche la muerte en un ataque con drones de Soleimaní en el aeropuerto internacional de Bagdad y lo justificó asegurando que el general iraní estaba desarrollando planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región.

Fuente: Clarín