COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Luego de aceptar la propuesta del gobernador para desempeñarse como secretario general de la Gobernación, Javier Touriñán expresó este martes que tomará licencia de su cargo como presidente de Petrominera, ya que la intención es colaborar un durante un lapso determinado con la nueva función en el Ejecutivo, que desempeñará desde el mes de agosto. La renegociación de la deuda y la delineación de un plan post pandemia aparecen como sus principales objetivos de gestión para dialogar con todos los sectores políticos, empresarios y gremiales, según detalló.

“Le manifesté al gobernador que mi idea es asumir por un tiempo limitado, para colaborar y dar una mano en lo que pueda, para que la provincia vuelva a surgir como corresponde –señaló minutos después de la confirmación-. A partir de que se pueda encaminar el rumbo, voy a retomar las funciones en Petrominera, porque la intención es dejar de a poco la actividad política”.

Al preguntársele si su principal desafío es articular con la Legislatura la renegociación de la deuda externa provincial, respondió que en principio buscará estar en contacto con “todos los secotres políticos, empresariales y sindicales, para conversar sobre la forma de encontrar un rumbo que nos permita salir adelante. Uno de los componentes principales será la reestructuración de la deuda, porque recorta los magros ingresos y no permite que se destinen a otra cosa que al pago. Hay un atraso salarial muy serio y debe corregirse a la brevedad, por eso hay que dialogar con todos los actores, tanto con bloques políticos pero también con quienes no tienen representación. También es necesario empezar a delinear políticas para la post pandemia”.

En diálogo con Actualidad 2.0 y ante la pregunta sobre los cuestionamientos del PJ hacia el proyecto de renegociación de la deuda, para la que además ha exigido un plan de saneamiento, el ex diputado provincial coincidió en que el plan de salida debe ser elaborado en base a “los consensos que puedan lograrse en Legislatura y sectores del trabajo, que son los más comprometidos por la crisis y no me refiero sólo a los trabajadores estatales, sino a todos los que han sufrido las políticas nacionales de los últimos años y ahora sufren la pandemia. Tenemos que crear un plan de 4 ó 5 puntos como ejes hacia el futuro, para poder salir del pozo”.

En cuanto al ámbito petrolero, que genera uno de los pocos ingresos que cuenta hoy la provincia, analizó que la situación continuará con vaivenes hasta fin de año y que recién hacia mediados del año próximo podría haber una mejora en los precios. “No podemos esperar un boom de precios –indicó-, por lo que se debe pensar en planes de incentivos por áreas o por proyectos, que permita a las empresas volver a funcionar y a partir de ahí lograr algún aditamente en loqeu hoy se percibe”. 

Finalmente, sobre la ley de “tope salarial” que impulsa el gobernador para los sueldos del Estado, reconoció que no conoce el proyecto en detalle, pero consideró que se trata de un gesto hacia el resto de la sociedad.

“Hay que analizarlo con los sectores legislativo y también judicial, porque la Constitución garantiza la intangibilidad de salarios de magistrados y cargos con acuerdo legislativo; hay que charlarlo y ver cuál sería el alcance. Es necesario que cuente con los consensos necesarios, porque de lo contrario este tipo de iniciativas fracasa. Está claro que no resuelve todos los problemas de la provincia, pero es un gesto importante hacia el resto de la sociedad”.