RAWSON (ADNSUR) - Según anticiparon fuentes a ADNSUR, es una decisión tomada que uno de los primeros cambios dentro del gabinete será en el área de Coordinación de Gabinete, y según trascendió en las últimas horas, uno de los nombres que seduce al gobernador Mariano Arcioni para ocupar ese lugar es el del ex intendente madrynense y ex senador justicialista Osvaldo Sala, hombre que hoy preside la administración portuaria en la ciudad del golfo, y que goza de gran prestigio en todo el ambiente político.

El nombre de Sala cierra en el espacio de Arcioni por varias razones: no sólo por su buena imagen y su gran experiencia en el ambiente político, sino porque además tiene una excelente relación con el futuro vicegobernador, Ricardo Sastre, y fue uno de los primeros en salir a bancar públicamente la fórmula Arcioni-Sastre, a la que definió como “imbatible” a fines del año pasado.

Claro que el ingeniero que casi llegó a la gobernación allá por 1991, cuando terminó perdiendo frente a Carlos Maestro, no es el único nombre, y hay disputas entre los allegados al gobernador que proponen otro perfil, quizás de alguien más nuevo en la política. La definición se tomará en los próximos días, pero lo que no está en discusión es que el actual jefe de gabinete, Marcial Paz, tiene las horas contadas.

Por otra parte, dentro de las reformas que Arcioni está planificando para el nuevo gabinete que tiene en mente, es el de crear el Ministerio de Seguridad, donde dejaría a Federico Massoni, y dejaría por otro lado al ministerio de Gobierno para que cumpla una función más política en la relación con los municipios y la Justicia.

Entre los cambios, varios de los cuales figuraban en un anteproyecto de reforma de ministerios que el gobernador puso en el freezer el año pasado, está la modificación de la actual estructura de Producción junto a Corfo, y hay quienes proponen volver a darle trascendencia al área de Comercio Exterior, según pudo saber ADNSUR. 

El objetivo, según trascendió, es una estructura más ágil, con menos subsecretarías y direcciones generales, que apunte a una resolución más rápida y directa de los asuntos. Entre las opiniones que Arcioni escucha por estas horas, hay quienes le piden que elimine directamente el área de coordinación, porque se convierte en un cuello de botella que hace obsoleta a la administración, y que vuelva a la vieja estructura que cuenta por un lado con la Secretaría General de Gobierno y la Secretaría Legal y Técnica, dos áreas que desaparecieron cuando llegó Mario Das Neves en 2003 y que en su momento probó el gobernador Martín Buzzi sin demasiado éxito.