CAPITAL FEDERAL - El Gobierno sostuvo que no habrá un bono de fin de año para jubilados y que sólo analizará eventuales cambios en el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores del transporte. El presidente Mauricio Macri y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, se lo informaron este miércoles al líder de la UOCRA e integrante de la mesa chica de la CGT, Gerardo Martínez, durante un encuentro en la quinta de Olivos.

Sólo habría cambios en Ganancias para el sector del transporte

Martínez acudió a Olivos para presentar las conclusiones formales del L-20, el denominado “capítulo laboral” de la cumbre, que sesionó en Mendoza en septiembre pasado.

Según informó Ámbito, además el dirigente llevó su propuesta de ampliar los mecanismos de diálogo. La respuesta fue que, por ahora, el Ejecutivo mantendrá abiertas conversaciones con todos los sectores de la economía pero por separado.

Las “mesas sectoriales” son el método que encontró la administración de Macri de descentralizar las negociaciones. En el caso del sindicalismo los funcionarios mantuvieron en los últimos meses encuentros con la dirigencia del transporte, la energía y la industria, entre otros rubros, y sólo con la CGT para la negociación del bono de $5.000 decretado por el jefe de Estado. La expectativa de la central obrera es escalar ese diálogo para situarlo a nivel de CGT y las principales cámaras patronales.

Mientras tanto, el ministro Sica le ratificó al gremialista que no hay recursos para el pago de un bono a jubilados y pensionados, una gestión que la CGT también intentó en paralelo con el extra a trabajadores del sector privado.

La semana pasadam el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, ya había descartado esa opción pero luego la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, anunció el pago de un bono de $3.500 para los jubilados de la provincia, lo que reanudó la expectativa de una medida similar a nivel nacional.

IMPUESTO A LAS GANANCIAS

En cuanto al Impuesto a las Ganancias, la contestación fue menos tajante. Los funcionarios le aclararon a Martínez que sólo se analiza una morigeración del gravamen para los trabajadores del transporte público. Esta semana, Sica y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, recibieron a la mesa chica de la confederación de gremios de esa actividad (CATT) para avanzar en esa negociación.

Martínez se llevó el compromiso presidencial de que el año que viene no se frenará la obra pública. En 2018 el parate en la actividad ocasionó en los últimos meses la pérdida de al menos 10 mil puestos de trabajo en la actividad y motorizó un planteó conjunto de la Uocra y de la Cámara de la Construcción ante el temor de otros 30 mil empleos en riesgo.

El gremialista anunciará en los próximos días un nuevo acuerdo salarial que llevará el aumento de este año a 40,3%.

Fuente: Ámbito