En las últimas horas se confirmó un dato político que puede cambiar todo el escenario electoral en Chubut: no hubo alianza entre el Chusoto y el Pich, por lo que no habrá frente electoral Chubut Primero, tal como se había anticipado a anunciar Máximo Pérez Catán. De este modo, el gobierno irá a las elecciones bajo el nombre de Chubut Somos Todos, justamente lo que quería evitar el principal aspirante a encabezar la lista de senadores, que es el ministro de Seguridad, Federico Massoni.

Este dato se suma a otro que viene generando una enorme tensión puertas adentro de la propuesta del arcionismo, y es el nombre femenino que acompañaría a Massoni en la boleta de senadores. Según la información que maneja ADNSUR, el ministro de Seguridad tiene una sola idea en la cabeza, y es que lo acompañe allí la dirigente deportiva de Comodoro Rivadavia, Karina Thomas.

Esto generó hace unos días una “entrevista” entre Thomas y el mismo gobernador Mariano Arcioni, quien cuentan sus allegados, no habría quedado convencido con la postulación, y estaría evaluando otras alternativas para ese lugar. Según trascendió de fuentes bien informadas, uno de esos nombres en danza para la categoría a senadores, sería el de la actual subsecretaria de Información Pública y a cargo de la Secretaría General de Gobierno, Vanesa Abril.

La relación de Abril con Massoni dista mucho de la cercanía que existe entre el ministro y Thomas, y cuentan los allegados al calvo titular de Seguridad, que la candidatura de la dirigente de la CAI es “innegociable”. Habría dicho a sus más cercanos que si se cae lo de Thomas él daría un paso al costado, porque “en esto no voy a tranzar”.

Si se tiene en cuenta este “cortocircuito” que existiría en estos momentos entre el gobernador Mariano Arcioni y su ministro estrella -hasta aquí principal candidato a quedarse con la cabeza en la lista de senadores-, y además se suma esto a la caída de la alianza que lo dejaría como candidato del Chusoto (partido vinculado al dasnevismo con el que Massoni no tiene el más mínimo feeling), cabe preguntarse si está garantizada su participación en la lista, a poco más de una semana del vencimiento del plazo.

Muchos anotan como algo sugestivo que a último momento el Pich haya puesto tantos requisitos y condiciones, pidiendo muchos lugares en la lista para cerrar el frente, que -como era de esperar- al final se cayó. Se sabe que el Pich es un partido de “intima vinculación” con Massoni, y que de este modo quedó abierta una alternativa para que el actual funcionario provincial pueda encontrar otro espacio para ir como candidato.

¿Será Massoni candidato a senador de Chubut Somos Todos incluso sin Karina Thomas y con Vanesa Abril en la boleta? ¿O surge el Pich como el Plan B que puede llegar a romper la estrategia electoral que estaba armada en conjunto con el ministro de Salud, Fabián Puratich? Está claro que la tensión en el cierre de listas no es ajena a ningún espacio, y además de los problemas internos que viven el justicialismo y Cambiemos, al gobierno provincial se le acaba de despertar un enorme dolor de cabeza.