COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El Reservorio 4 forma parte de un proyecto que engloba otras estructuras similares, junto a canales evacuadores, pluviales y trampas de sedimentos que, en conjunto, fueron proyectadas no sólo para evitar una catástrofe como la ocurrida en 2017, sino también para evitar los problemas que se generan en precipitaciones comunes de lluvias, que ante el crecimiento urbano requieren prever el escurrimiento de aguas acumuladas en la zona oeste. Aquí, 3 claves del proyecto que tiene un presupuesto oficial de 151,6 millones de pesos y un plazo de obra 580 días corridos.

1) Terraplén piramidal. La forma geométrica semeja un triángulo recortado en su punta, con una base de 60 metros en la parte inferior, a nivel del suelo y 10 metros en la parte superior. Con una altura de 10 metros, podrá embalsar desde un mínimo de 24.908 metros cúbicos, hasta 785.284 metros cúbicos, en casos de lluvias extremas, ya que para eso debería alcanzarse la altura máxima de 9,7 metros del terraplén. Del lado que recibe el impacto de agua cuenta con un recubrimiento de piedras, conformando una especie de embalse.

2) Evacuación gradual. La  ventaja de acumular el agua, previo a su descarga hacia los pluviales, es que a través de un sistema vaciamiento paulatino, el embalse puede liberarse de forma controlada y gradual, para no exceder la capacidad de los canales pluviales, que además deben ampliarse (como en el caso de avenida Roca) o construirse (como en avenidas Polonia y Chile). Vale recordar que con el ensanche del canal de avenida Roca, que ya ha comenzado a realizar el municipio, desde el área de Infraestructura se informó que se podrán afrontar lluvias de hasta 80 milímetros para evacuar con normalidad, evitando la saturación del conducto, que hoy llega a su capacidad máxima con precipitaciones de apenas 20 milímetros.

3) El Reservorio debe funcionar en conjunto con otros tres. El proyecto integral de obras hídricas contempla un funcionamiento en conjunto de otras tres estructuras similares, entre las que el R-4 es la de menor dimensión y la más cercana al área urbana. De ese modo, están pensados como una secuencia de embalses, que van liberando agua de forma parcial para manejar la distribución hacia los pluviales que descargarán al mar. Parte de esas obras también están contempladas en el presupuesto 2021, particularmente en lo que refiere a la llegada a la zona costera, ya que desde el municipio se ha solicitado iniciar las obras desde “aguas abajo” hacia arriba. En zona norte, para evacuación del agua que circulará por el pluvial de avenida Fray Luis Beltrán, se deben construir otros dos reservorios.