BUENOS AIRES (ADNSUR) - La Cámara Argentina de Empresarios Mineros condenó los hechos de violencia sufridos durante el sábado por la empresa Agua Rica en la ciudad de Andalgalá, en Catamarca.

Una de las sedes de la firma fue incendiada por un grupo de manifestantes violentos que formaba parte de una protesta mayoritariamente pacífica.

"Confiamos en que la Justicia actuará para encontrar a los culpables y que la sociedad también condenará a quienes se sienten con derecho a utilizar la violencia cuando piensan distinto, en lugar del diálogo y el consenso", destacó la CAEM.

Además, añadió: "Sabemos que este grupo minoritario no representa el verdadero sentir de las comunidades de la zona".

"Frente a un escenario donde los argentinos debemos estar más hermanados que nunca, la industria minera pone sobre la mesa sus propuestas concretas para generar recursos y oportunidades a través del trabajo, respetando todas las normativas vigentes y redoblando sus escuerzos para el crecimiento de nuestra gente y del país"; añadió.

De la misma forma se manifestó la Cámara de Proveedores de Servicios Mineros y Turísticos de la Puna Argentina, la CAPMIN, CADIM, la ONG Green Cross, y la Cámara de Servicios Mineros de San Juan,