BUENOS AIRES (ADNSUR) – A días de haber regresado de Europa, el ex presidente Mauricio Macri publicó una columna de opinión en la que le hizo duros cuestionamientos al Gobierno de Alberto Fernández. 

El expresidente acusó al oficialismo de “gobernar sin límites y vulnerar la Constitución” y pidió dar “una discusión profunda los principios que deben regir Nuestro Orden Social” y advirtió: “Es la República o la republiqueta”.

Macri cargó contra medidas como el recorte de un punto porcentual de la coparticipación a la Ciudad para entregarle esos fondos a la Provincia de Buenos Aires, el proyecto de reforma judicial penal y las restricciones para circular durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio por

Con fuertes cuestionamientos al Ejecutivo, consideró: “Las autoridades al frente del Poder Ejecutivo Nacional vienen desplegando una serie de medidas que consisten en el ataque sistemático y permanente a nuestra Constitución”. Advirtió sobre “la intención del gobierno de establecer un Nuevo Contrato Social en la Argentina con principios dominantes inéditos”.

Una de las críticas que le hizo al Gobierno fue a la quita de una parte de la coparticipación a la Ciudad. El expresidente afirmó que hubo una “indignante presión” al jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, en una columna que escribió en La Nación titulada “Para defender el presente y ganar el futuro”.

Planteó que el Gobierno “para poder gobernar sin límites, violenta la Ley Fundamental de la Nación, que es la encargada de garantizar la protección de nuestros derechos básicos y libertades individuales frente a cualquier intento de abuso de poder por parte de las autoridades”.

Recordó el conflicto entre Juntos por el Cambio y el oficialismo en el Congreso por las diferencias por la modalidad de sesiones. Dijo que esto “vulnera el equilibrio de los poderes del Estado para el pleno funcionamiento de la República, porque no se respetan los reglamentos de las cámaras del Congreso Nacional para debatir y sancionar las leyes”.

Además, cargó contra las “restricciones sanitarias para impedir la libre circulación de los personas” durante el aislamiento. Opinó que “lo que se busca es el control social y evitar que los ciudadanos manifiesten su disconformidad con las medidas que se toman”.

Cuestionó que “no se puede producir ni trabajar para llevar el pan a la mesa de las familias argentinas, porque la idea es avasallar a la clase media para conseguir clientes dependientes del favor del Estado para poder sobrevivir”.