NEUQUÉN - El diputado nacional por Neuquén Darío Martínez pasará a conducir la Secretaría de Energía de la Nación, en reemplazo de Sergio Lanzani. Entre los objetivos del nuevo secretario a futuro se encuentran incrementar la producción de hidrocarburos, atraer inversiones para Vaca Muerta, adecuar las tarifas de los servicios públicos, potenciar las energías renovables, equilibrar las fuerzas entre las empresas y los Estados. 

Aunque desde hace más de 15 años que representa a Neuquén Martínez nació la localidad rionegrina de Ingeniero Luis A. Huergo, ubicada en el departamento de General Roca. 

Según detalla Ambito, estudió la carrera de contador público y en 2005 asumió como concejal de la capital neuquina. Permaneció en el cargo hasta 2013 por el Frente Cívico para la Victoria (FCpV), una alianza entre el Partido Justicialista (PJ) y la Unión Cívica Radical (UCR) locales. Su primer nombre es Norman, pero desiste de utilizarlo por cómo suena. Antes de ser concejal fue empleado de la Legislatura provincial. En 13 días cumplirá los 46 años.

En las elecciones de 2015 se metió en la tira de diputados nacional del Frente para la Victoria, pero asumió su banca recién en 2016, cuando reemplazó a Nanci Parrilli, hermana del exsecretario general de la Presidencia y mano derecha de Cristina Fernández de Kirchner. En los 4 años de macrismo se convirtió en el hombre fuerte de Unidad Ciudadana en Neuquén. En 2017 volvió a postularse a diputado y revalidó su banca pero en 2019 intentó pelear por la vicegobernación sin suerte. 

Durante la segunda gestión de Cristina estuvo al frente de la Fundación YPF en Neuquén. En 2011 fue candidato a intendente, pero obtuvo apenas 7% de los votos y quedó cuarto. Actualmente tiene diálogo directo con los máximas autoridades políticas del FdT. 

Martínez se convirtió en un "enérgico militante" cuando apenas asumido en Diputados -durante el gobierno de Cambiemos- propuso mejoras al Impuesto a las Ganancias, exenciones del impuesto a los Bienes Personales, modificaciones a los Ingresos Brutos, que determinan las categorías de los pequeños contribuyentes. Todas a favor de las pymes y los trabajadores. Pero el salto de confianza lo dio cuando denunció a Mauricio Macri por los Panamá Papers.

Durante varios meses, se convirtió en un sabueso de los activos offshore no declarados de la familia Macri y de sus exfuncionarios. En su búsqueda, fue un acérrimo contrincante del ministro de Energía, Juan José Aranguren. “Prefiere importar nafta antes que producirla en el país para favorecer a las empresas y arruinar a los trabajadores”, le espetó en aquel entonces.

Convertido en el líder del peronismo neuquino, en 2019 acompañó muy de cerca la postulación de Alberto Ferández. Fue consejero y asesor en temas estratégicos. Nunca escondió la necesidad de "ponerle un freno al ajuste" macrista. Pasado el triunfo electoral, Martínez tuvo uno de los primeros desafíos del nuevo gobierno: la sanción de la Ley de Solidaridad Social. El reconocimiento del mandatario se consagró cuando, como presidente de la Comisión de Presupuesto, fue clave para el tratamiento de la Ley de Gestión de Sostenibilidad de la Deuda Externa en comisiones y su posterior media sanción en Diputados. Hoy, es el presidente de la Comisión de Energía y Combustibles.

Tras confirmar la anunciada salida de Lanziani y luego de aceptar el nombramiento de Martínez, Alberto Fernández ordenó como primera medida, que la Secretaría de Energía regrese a la órbita del ministerio de Economía, bajo dominio de Martín Guzmán. Los laureles que rodean al titular de Hacienda por el arreglo de la deuda impulsarán la nueva gestión del rionegrino.

En las últimas semanas participó de reuniones claves para destrabar los nuevos planes de la Casa Rosada en el sector: la producción de petróleo y gas, el barril criollo, el Plan Gas 4, la deuda con las empresas de hidrocarburos, reimpulso de la principal petrolera del país, marcos regulatorios, revisión de cuadros tarifarios, distribución de electricidad, suba de combustibles, y otros temas.

Ahora deberá sacar a relucir su excelente vínculo con los gobernadores de provincias productoras de hidrocarburos, su amplio conocimiento sobre Vaca Muerta, su trato directo con directivos de YPF y la ambición de ordenar y relanzar el área de Energía de la Argentina.

Fuente: Ambito