Luego de que el presidente Alberto Fernández aprobara la incorporación de la Argentina a la Franja y la Ruta de la Seda, una iniciativa de China para estimular el flujo del comercio y las inversiones, surgió el interogante de qué es el megaproyecto del gigante asiático.

Según fuentes oficiales, a través de su ingreso al mimso el país obtuvo financiamiento por más de 23 mil millones de dólares, luego de haber oficializado el entendimiento durante la reunión bilateral que Fernández mantuvo con su par Xi Jinping en la madrugada de este domingo en el Gran Palacio del Pueblo, en el marco de la gira internacional que realiza el mandatario argentino.

La Ruta de la Seda, también conocido como La Franja y la Ruta, es un megaproyecto económico de la República Popular China que invoca la antigua Ruta de la Seda para potenciar los vínculos con el resto del mundo, creando dos grandes rutas comerciales, una marítima y otra terrestre, que unen al país con el corazón de Europa, África y América Latina.

Esta iniciativa, vista por algunos como un Plan Marshall del siglo XXI con el que China planea terminar de instalarse como un actor fundamental en el comercio global, incluye el 75% de las reservas energéticas conocidas en el mundo, el 70% de la población mundial y generaría el 55% del PBI mundial, según remarcó la Agencia Telam.

La ruta terrestre une China con Pakistán, Afganistán, Turquía, Rusia, Kazajistán, Turkmenistán, Kirguistán, Uzbekistán, Tayikistán y Europa mediante los Balcanes hasta llegar a París, mientras que la marítima tiene como objetivo llegar a América Latina, África y Medio Oriente mediante la instalación de bases militares y puertos comerciales en los océanos Índico y Pacífico.

Pese a la importancia que tiene para el país asiático la iniciativa, no es requisito estar dentro del proyecto para recibir inversiones de la nación gobernada por Xi Jinping, como ocurrió con la Argentina desde 2018 hasta hoy.

Por último, se sabe que el financiamiento del mismo se realiza a través de instituciones financieras privadas o gubernamentales y organismos internacionales como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, e incluye tanto la transferencia de tecnología como el uso de componentes locales para la construcción.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!