El ministro de Ambiente de la provincia, Roberto Jure, anticipó que el gobierno trabaja en un nuevo decreto que busca regular el manejo de los residuos de la industria del engorde, que es muy intensa en el Valle Inferior del Río Chubut.

Además, reconoció la preocupación por el impacto ambiental que puede generar en el agua para consumo humano el bajo caudal del río, y dijo que se trabajará con organismos técnicos en relevamientos, y con los municipios en mejorar el manejo de los residuos.

En diálogo con ADNSUR, el funcionario adelantó que “estamos trabajando en un decreto para que se gestionen de manera adecuada los residuos sólidos y líquidos de la cría intensiva. Para los nuevos emprendimientos, se les va a informar cómo se debe actuar con un ‘plan de gestión ambiental’ y va a tener que estar autorizado por la autoridad de aplicación para llevarlo adelante”, indicó.

Actualmente dijo que si bien “los controles se realizan” en este caso “la nueva legislación organiza el proceso para que los productores tengan una línea de la gestión de los residuos. Hay que organizar el ‘engorde al corral’ del ganado vacuno, por ejemplo”.

Afirmó que “en el caso de tirar los efluentes en el río, tendrán que cumplir con los decretos de vuelcos. Con el decreto, se apunta a ordenar la industria”, sostuvo Jure.

RÍO CHUBUT

En otro orden, el ministro de Ambiente reconoció que “el dinamismo del río Chubut es muy complejo y más cuando hay una crisis hídrica porque se está erogando una cierta cantidad de agua desde el Dique Florentino Ameghino”.

Admitió que “es un tema complejo porque están las cooperativas para el agua potable, los productores y hay que hacer un trabajo exhaustivo con distintos organismos y a las universidades para determinar el caudal mínimo ecológico que se puede erogar sin que afecte el dinamismo del río y la captación de agua de las Cooperativas”, advirtió.

Explicó Jure que “si baja el nivel del río, puede haber consecuencias complicadas como la conductividad del agua, la sedimentación grande por la poca corriente de agua, afloraciones de microorganismos o de algas. Para determinar un caudal mínimo, hay que hacer un trabajo exhaustivo de distintas miradas y de datos históricos, indicó.

Por otra parte, sostuvo que “hay que trabajar con los organismos provinciales y los municipios en el tema de los residuos. La basura viene de los canales pluviales, de los contenedores, podas de árboles que se tiraron al río y todo eso afecta el curso. Hay que trabajar en el monitoreo y se necesita la colaboración de los municipios”, aseguró.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!