El acuerdo cerrado a nivel nacional por la mesa paritaria presidida por el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien junto a cinco gremios nacionales docentes acordó un incremento salarial para el sector de los maestros del 45,5%, generó una gran preocupación en el gobierno provincial, que se encuentra cumpliendo con una serie de metas fiscales que no le permiten conseguir ese tipo de dinero ni aumentar su gasto salarial.

La gestión de Mariano Arcioni había anunciado en agosto que no tiene pensado sentarse a negociar en paritarias con ningún sector estatal de manera individual, hasta que no salde la deuda total que mantiene con todas las áreas. En cambio, resolvió otorgar una suma fija para todos los agentes públicos, de $ 6.116, y postergar las negociaciones hasta fin de año.

En medio de este proceso, el pasado 19 de agosto el gobierno nacional, a través de la mesa paritaria de la que participan organizaciones gremiales docentes de todo el país, avaló un incremento salarial del 45,5 %, según anunció el mismo ministro de Educación, Nicolás Trotta.

Hay que recordar que este funcionario visitó Chubut en el mes de marzo, y su gestión permitió destrabar un endeudamiento con Anses para obtener los fondos por 6 mil millones que permitieron depositar los sueldos atrasados que destrabaron el inicio de clases en nuestra provincia.

En esta oportunidad, al conocer el anuncio de un nuevo incremento, las autoridades chubutenses le hicieron llegar un planteo al mismo Trotta, en la que le piden que arbitre los medios necesarios para que los docentes chubutenses no se vean perjudicados ni se generen expectativas por el anuncio nacional.

El cuestionamiento de Chubut a los funcionarios nacionales, es que se dan este tipo de titulares sin consulta previa, cuando a Chubut se le exige cumplir con una serie de metas fiscales de ajuste de las cuentas, que le impiden salir a dar este tipo de aumentos. La paradoja sería cuál de las medidas cumplir: si la que estipula Educación en su paritaria nacional o la que exige el Ministerio de Economía de Martín Guzmán a través de sus pautas que fueron firmadas.

“Nosotros fuimos los únicos que nos comprometimos y cumplimos en no dar aumentos salariales, y Nación acuerda un incremento del 45%; que nos digan cómo hacemos entonces”, es la explicación que dan desde Fontana 50, ya que este anuncio nacional es el argumento utilizado por los gremios locales para convocar a medidas de fuerza.

Otro aspecto de esta cuestión, es que este tipo de incrementos sectoriales genera una “desigualdad” entre los mismos agentes públicos, cuando el planteo provincial es que, si hay dinero para sueldos, va a ser el mismo para todos. La intención de Chubut es hablar de sumas similares para todos los trabajadores, una consigna de difícil cumplimiento con este tipo de anuncios del orden nacional.