CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Los cinco sindicatos docentes con representación nacional reclamaron al ministro de Educación, Nicolás Trotta, un aumento salarial paritario anual superior al 30% para "ganarle al proceso inflacionario" y elevar "el haber inicial" en todas las jurisdicciones del país, según confirmaron las fuentes gremiales y el funcionario al concluir un encuentro que mantuvieron el jueves por la tarde.

Trotta se entrevistó en forma virtual desde el Palacio Pizzurno, sede de la cartera educativa nacional, con los dirigentes de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP), la Confederación Argentina de la Educación (CEA), la Unión de Docentes Argentinos (UDA) y la Asociación de Magisterio de la Enseñanza Técnica (AMET), para dar inicio a la discusión de la paritaria nacional docente a días de reanudar el ciclo lectivo en modalidad mixta (presencial y a distancia) en buena parte del país.

Los representantes de los maestros y trabajadores afines exigieron un incremento que supera las expectativas inflacionarias del Gobierno Nacional, en torno del 29%, y en línea con la mentada intención oficial de recuperar el poder adquisitivo del salario entre cuatro y cinco puntos por encima de la evolución de los precios.

Momentos antes de la cita convocada por Trotta, el presidente Alberto Fernández recibió en su despacho de la Casa Rosada a la secretaria general de CTERA, Sonia Alesso; al secretario general de la Central de Trabajadores Autónomos (CTA), el docente Hugo Yasky, y al titular del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel.

Además de dar una señal de apoyo a la discusión de una paritaria nacional que había quedado suspendida durante el gobierno de Mauricio Macri, el jefe de Estado y los convocados a la Casa Rosada discutieron los pormenores del operativo de vacunación de docentes, un tema que preocupa sobremanera a los representantes sindicales.

El Gobierno, entretanto, hace equilibrio por comprometer al empresariado y los trabajadores en buscar un acuerdo de precios y salarios que no desdibuje su objetivo de atar la inflación anual en torno al 29%, siendo que las expectativas de las consultoras privadas la ubican cerca del 50%, y los últimos registros marcan una aceleración, principalmente en alimentos y otros bienes básicos. En este sentido, el paradigma al que se abraza la Casa Rosada es la paritaria bancaria, que cerró un incremento escalonado acorde a la proyección oficial, pero con esquemas de revisión.

El ministro confirmó que la discusión paritaria continuará "formalmente la semana próxima, pero habrá conversaciones mañana (por el viernes) y el fin de semana", y detalló que además del aumento salarial se estudia la "mejora" del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid).