Luego de la renuncia de Elena Highton de Nolasco a la Corte Suprema de Justicia, mucho se habló sobre las internas existentes dentro del máximo tribunal, y fue el ministro Ricardo Lorenzetti el encargado de remarcar cómo se creó una división interna por “trascendidos y rumores”.

“Cuando yo entré, en 2005, había problemas de trascendidos que desprestigiaron mucho a la Corte de los 90, trascendidos internos, una versión más devaluada de lo que era la idea de un cortesano. Nosotros establecimos una política de Estado y creamos el CIJ (Centro de Información Judicial), concentrando toda la información pública y oficial", recordó el funcionario judicial en diálogo con Radio con Vos.

Y consideró: "Eso funcionó durante muchos años muy bien y en los últimos años volvimos a tener los problemas de trascendidos que tenemos ahora”.

En ese sentido, remarcó que cree que "no hay manera de que una institución funcione en base a trascendidos" porque "le hacen daño, es una cuestión de seriedad y de respeto”.

“Yo no hago nada de eso, hablo con todos las veces que sea necesario y siempre lo hice durante muchísimos años. Fui más de una década presidente y nunca ocurrió esto. Tenemos que brindar ejemplaridad. Ahora tenemos una crisis y habrá que solucionarla”, dijo además cuando le preguntaron a quién atribuye esos rumores.

Además, negó que exista diferencias con el nuevo presidente del máximo tribunal, Horacio Rosatti.

“Por supuesto que es mentira, nos conocemos hace muchos años. Cuando yo entré a la Corte, el doctor era ministro de Justicia y fue quien me recibió. También estuve cuando era Procurador... Nuestra responsabilidad es dialogar, consensuar... y es normal que haya disidencia”, explicó.

Y sumó, en relación a sus dichos sobre el auto-voto de la hoy máxima autoridad de la Corte: “Hay cuestiones que hay que explicar. Yo envié una carta explicando una posición frente a alguien que decide votarse a sí mismo. Hay dos posiciones: una que dice que es legítimo y otra que dice que no. Yo sentí la necesidad de fijar posición porque no pude estar en ese acuerdo, la presenté, la agregaron y la hice pública. Eso no significa impugnar la designación del doctor Rosatti”

“La Corte tiene que pensar en su responsabilidad institucional y no en disputas internas”, remarcó.