En diálogo con ADNSUR, Pagani remarcó que “el nudo de la cuestión pasa porque estamos tratando de llevar precisión a todo lo que está relacionado a la obra pública”, por ello “es necesario mirar la cuestión en este momento y proyectarla hacia adelante”. 

“No es solo el anticipo de obra o un certificado hasta el mes de diciembre cuando el gobierno se va. Es garantizar la ejecución de obras, la redeterminación de precios y un montón de cuestiones que hay que mirar con proyección futura”, planteó Pagani quien consideró que “cuando nosotros hacemos la cuenta la plata no alcanza y no está. Sabemos que una obra que dura tres años es plurianual, no hace falta salir a aclararlo públicamente. Lo que hay que garantizar es que el dinero esté. En ese sentido estamos muy preocupados porque hay compromisos asumidos por el Estado, no son compromisos asumidos por Martín Buzzi”. 

Además, criticó que hay “un hospital en ejecución con un avance mínimo, se han pagado 120 millones y restan pagar 350 millones de pesos a certificados. Y si analizamos el hospital que se quiere adjudicar para Comodoro Rivadavia es con una oferta de 780 millones de pesos y tres años de ejecución. En un país razonable nadie puede dejar de suponer que en tres años esa obra aumente un 40 o 50 por ciento más en redeterminaciones de precios”.

“Son números importantes que de ninguna manera cierran con los números del gobierno”, aseguró Pagani, y agregó que “la preocupación es tener la posibilidad real de tener un análisis concreto para llevar tranquilidad a todos los sectores”. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!