(ADNSUR) - El secretario de Energía Darío Martínez adelantó que para una parte importante de los usuarios de luz y gas los aumentos que podría implementar el Gobierno en los próximos meses serán “simbólicos”.

Además, en declaraciones radiales el funcionario dijo que para el sector de la población que se encuentra bajo la línea de pobreza, “no hay espacio” para realizar aumentos de tarifas.

Según trascendió, el Poder Ejecutivo evaluará hasta marzo un esquema de transición en el precio de los servicios públicos, que están congelados desde el segundo trimestre de 2019 y que obligó a lo largo de 2020 al Tesoro a duplicar los fondos destinados a subsidios.

Infobae publicó que los entes reguladores de la energía eléctrica (ENRE) y del gas (Enargas) analizarán de qué manera podrá comenzar ese descongelamiento y para eso buscan información “individualizada” por usuario para hacer más eficiente el gasto en subvenciones.

“Estamos generando una base de datos de todo el país para usar los subsidios de forma eficiente”, dijo el funcionario.

Consultado sobre los posibles aumentos en marzo para la población bajo la línea de pobreza, Martínez dijo que “para ese porcentaje de la población no hay espacio para incrementos de tarifa, o si lo hay, sólo simbólicos”, explicó en diálogo con Radio 10

“Luego hay un porcentaje similar de sectores que pueden hacer frente (a aumentos) pero no puede ir por encima de su poder adquisitivo. A un jubilado no puede aumentarle la tarifa más que la jubilación, tiene que ser por debajo de eso. Un asalariado también, tiene que aumentar su poder adquistivo, no bajarlo”, dijo Darío Martínez.