La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, habló este miércoles sobre el proyecto político-económico del gobierno, y aseguró que el mismo requiere de varios periodos de gestión.

"La vida que queremos requiere no de uno, sino de muchos períodos de gobierno”, dijo la ex presidenta durante un acto en La Plata, en el cual también participaron el presidente Alberto Fernández, el titular de la Cámara de Diputados Sergio Massa, el diputado Máximo Kirchner, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof.

“Todos tenemos que saber que la vida que queremos, la de disfrutar con nuestro hijos, la de tener un trabajo con un salario que nos alcance", consideró Kirchner en ese sentido.

 Y sumó: "O por ahí para viajar por el mundo o quizás sí, yo me acuerdo cuando me tropezaba con argentinos en el exterior, y eso fue a partir de un modelo de desarrollo y de crecimiento productivo, de creer en el trabajo como principal ordenador y de saber también que nuestra economía necesita imperiosamente de la demanda agregada, del consumo para crecer”.

“Y esto requiere no de un período, sino de muchos períodos de gobierno”, recalcó quien fuera también Senadora nacional entre 2017 y 2019.

Al respecto, aseguró que no se cansa de imaginar y de evaluar qué hubiera sucedido con la Argentina si en 2015 se hubieran aplicado políticas diferentes a las elegidas por Cambiemos y Mauricio Macri.

“No me canso de imaginar cómo estaría el país si hubieran hecho lo que prometieron: cambiar las cosas que estaban mal y no tocar nada de lo que estaba bien. Y si hubieran seguido con esa política industrial, cuidando la producción nacional... Y si hubiesen seguido con la política de no endeudamiento... ¡Cuánto mejor estaríamos hoy los argentinos frente a la crisis de la pandemia igualmente!”, dijo.

Por otro lado, recalcó que  "los argentinos tienen que saber que para recuperar la vida que queremos tenemos que tener sentados en Casa Rosada y en las cámaras del Poder Legislativo a hombres y mujeres que estén dispuestos a soportar las más grandes presiones y ataques que sufren cada uno y cada una de los que queremos que la vida de la gente sea mejor”.

Y cerró: “No es gratis, no es gratis para nadie, pero les puedo asegurar que para aquellos dirigentes que pusimos todo, poco o mucho de lo que sabíamos y podíamos dar, nos cobraron muy cara aquella osadía”