CAPITAL FEDERAL - Prevén que en 2017 la economía crecerá el 3,2%, una inflación del 20,6% y un dólar en $ 18. Esto surge del último informe de Latinfocus, que estima que el PBI presentaría este año una recesión del 1,8% y que la suba de precios será del 39,2%; proyectan un crecimiento del 8,5% en la inversión.

De inmediato, aclaró que "la declinación en la actividad económica se suavizó en agosto y la tendencia a la suba de la confianza del consumidor continuó en octubre; más aún, las reservas internacionales del Banco Central tocaron en octubre su máximo nivel en tres años debido a un mejorado sentimiento de negocios".

El gran desafío para el Gobierno, aclaró el jefe de analistas de FocusEconomics, es "el ritmo de consolidación fiscal, ya que si bien en octubre el gobierno reinstaló el corte a los subsidios de gas luego de su revés judicial, el recorte en este caso será menor y más gradual".

Para el año próximo, se espera una recuperación económica de la mano del gasto público en vísperas de las elecciones legislativas y de la recuperación económica de Brasil, según el informe.

Para arriba: la economía crecerá el 3,2% y la inflación el 20,6%

Para el año próximo, se prevé un rebote del 3,2 por ciento (frente al 3,5% del presupuesto nacional y al 2,7% del FMI), pero algunas firmas se estiraron bastante más allá, como Analytica con 5,1%, el estudio Bein con el 5%, Santander y Ferreres 4% y Abeceb 3,8 por ciento. El número más pesimista corresponde a Capital Economics con el 1,5 por ciento de crecimiento.

En cuanto al tipo de cambio, el promedio para fin de este año es de $ 15,70, aunque Abeceb estimó $ 15,04 y, del otro lado, LCG -fundada por el embajador ante Estados Unidos, Martín Lousteau- $ 16,25, seguida por el Deutsche Bank, Itaú e Invecq con 16 pesos.

Para 2017, el consenso gira en torno de $ 17,99, pero Ferreres se estiró a $ 19,98, Invecq a $ 19,20 y LCG y Elypsis a 19 pesos. Del otro lado, BMI Research estimó $ 14,60.

Para la cuenta corriente, las consultoras y bancos estimaron un déficit del 2,5% este año y del 2,7 el próximo; la balanza comercial terminaría con un superávit del 0,4% este año y un déficit de 1,3% el próximo.

Las exportaciones ascenderían a US$ 57.200 millones este año y a US$ 60.900 millones el próximo; y las importaciones a US$ 56.700 millones y US$ 62.200 millones, respectivamente.

Las reservas internacionales sumarían US$ 35.600 millones este año y US$ 40.300 millones el próximo, mientras que la deuda externa se ubicaría en US$ 181.000 millones y US$ 197.000 millones, respectivamente.

El consumo caería este año el 0,8% y rebotaría el 3,2%, respectivamente; en tanto la inversión bajaría el 2,4% y crecería fuertemente el 8,5 por ciento.

La industria caería 2,9% este año y crecería en el mismo porcentaje el próximo; el desempleo llegaría al 9% este año y 8,5% el próximo; y el déficit fiscal sería del 5,1% y el 4,9%, respectivamente. Fuente: La Nación