“Yo quisiera ver si esto está en condiciones porque sé que el edificio había sufrido un deterioro muy grande. Nadie quiere tener cárceles cerca de su casa y es algo necesario y parte de una ciudad. Si no lo tenemos, después los jueces terminan dejando a algunos delincuentes no tan peligrosos con prisión domiciliaria o libres, y esto genera un rechazo muy grande en la sociedad”, indicó Ongarato.

Por lo tanto “es necesario tener lugares de detención en condiciones para albergar a aquellos que han optado por elegir un camino fuera de la ley. Tenemos el convenio firmado y estamos trabajando en los últimos detalles para transferir la tierra a los módulos carcelarios que van a estar en la zona cercana al aeropuerto. Hay que seguir trabajando en una política de detención provincial y buscar un mejor lugar”, remarcó.

El intendente agregó que “por el estado del edificio es posible que sea más barato hacer una cárcel en otro lado.  Pero hay que analizarlo desde el punto de vista técnico. Primero habría que analizar ese tema”.

Consultado sobre la conformación del gabinete municipal en Esquel, Ongarato afirmó que “la secretaría de gobierno está cubierta por la subsecretaria. Yo tuve problemas personales que me han apartado un poco de la función pero la municipalidad está funcionando correctamente”.